Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

martes, 2 de abril de 2013

Sobre la lucha de clases y la conciencia de clase. Entrevista a Owen Jones en eldiario.es

"El partido conservador proclamó en 1976 que el problema no es la existencia de clases sino la existencia del sentimiento de clase. Quienes dicen que el concepto de clase es un dinosaurio son los más interesados en negarlo porque saben bien que cuando se habla de clase se está hablando  sobre quién tiene poder y riqueza"
Owen Jones


Recientemente el gobierno británico de David Cameron ha puesto en marcha una nueva tanda de recortes sociales que, por un lado, suponen una vuelta de tuerca al desmantelamiento del estado del bienestar y, por otro, un mayor empobrecimiento de los sectores más desfavorecidos y un incremento del drama social en el que viven. En esta demolición controlada del estado del bienestar, poco le importa a la burguesía capitalista que los recortes y las privatizaciones, en sectores tan esenciales como la Sanidad por ejemplo, estén costando la vida a miles de británicos, como nos recordaba a comienzos de febrero, Carlos Elordi en su artículo "Los recortes en la sanidad británica matan a miles de pacientes",  publicado en eldiario.es Algo que en España también está comenzando a suceder con las políticas del PP. Nada parece poder calmar el instinto depredador de esta burguesía capitalista, empeñada en regresar al capitalismo del siglo XIX o, quizás, de transformar a los trabajadores en mano de obra asiática desprovista de lo más esencial. Sólo así podemos entender cosas tales como que al primer ministro británico, Cameron, le parezca que sus recortes "harán que trabajar merezca la pena" (vozpopuli.com), para lo cual, obviamente, ha tenido que bajar los impuestos a los ricos. ¡Qué familiar nos suenan estas cosas en España!
El caso es que al hilo de estos nuevos recortes del partido conservador británico, resulta muy pertinente la entrevista que eldiario.es ha realizado el pasado día 30 al periodista británico Owen Jones.

*  *  *

El pasado 17 de enero, inaugurábamos precisamente la sección "Rincón del Libro" (ver Índice del blog) con el libro de Owen Jones, "Chavs: la demonización de la clase obrera" (se puede consultar aquella entrada del blog pulsando sobre este hipervínculo). El libro de este joven periodista de 29 años, ha tenido un merecido éxito que le ha conducido a convertirse en un autor de moda, requerido constantemente para entrevistas en los medios y para participar en todo tipo de charlas y conferencias. Sin duda, acabará siendo (ya lo es) una obra de fuerte repercusión y de referencia, como en su momento lo fue también la obra de Naomi Klein La doctrina del shock”. 

Básicamente en su libro, Owen Jones trata de cómo las fuerzas conservadoras han destruido la conciencia de clase con el discurso de la "clase media", pero también de cómo esa ideología dominante, que busca la perpetuación del estatus y privilegios de la burguesía capitalista, ha demonizado a los pobres, culpándolos y responsabilizándolos de su propia situación

El término de "chavs", tiene difícil traducción al castellano. Es un epíteto despectivo común entre los británicos desde hace unos años, utilizado por personas de sectores sociales sin mayores problemas, para referirse al lumpen social. Hay quien lo traduce como "chusma", pero tiene una semántica más amplia. En nuestro lenguaje coloquial, se relacionaría también con términos despectivos como "hortera", "pringado"... (consultar entrada en la wikipedia). Serían de agradecer los comentarios de aquellos lectores familiarizados con Inglaterra, que nos ayuden a entender mejor este concepto de "chavs" en sus equivalencias al castellano.

Se trata de ese sector más desfavorecido de la sociedad, sin empleo ni recursos, normalmente con escasa o ninguna formación. En el punto de mira de los conservadores y de sus medios de comunicación, este sector representa una forma de liminalidad extrema del sistema, utilizando un término que popularizó el  antropólogo británico Victor Turner. 

*  *  *

El periódico digital eldiario.es, hace apenas tres días como decíamos antes, nos brindó una interesante entrevista con este autor, realizada por Maruxa Ruiz del Árbol. Se publicó con el título "La concentración de poder en Reino Unido ha vuelto a niveles victorianos"Ofrecemos una selección de los fragmentos más interesantes de la entrevista:
  • "Hay un intento sistemático por parte del actual Gobierno y de sus medios aliados de pintar a los desempleados y subvencionados como gorrones que viven a expensas del gasto público. La realidad del parado desempleado ha desaparecido del primer plano."
  • "La gente de arriba lo racionaliza pensando que ellos están allí porque son más brillantes y trabajan más, y la razón por la que la gente está abajo es porque son menos inteligentes y vagos. Es lo que te quieres contar a ti mismo cuando estás arriba: "Estoy aquí porque me he hecho a mí mismo, merezco estar aquí". Es más incómodo pensar que es por la familia en la que naciste, porque tenías padres que podían cuidar de ti y pagarte una educación y apoyarte económicamente."

Especialmente interesante resulta su respuesta a la pregunta "¿Cree que es importante que los obreros vuelvan a tener conciencia de clase para que haya igualdad social?":
  • "Absolutamente. El partido conservador proclamó en 1976 que el problema no es la existencia de clases sino la existencia del sentimiento de clase. Quienes dicen que el concepto de clase es un dinosaurio son los más interesados en negarlo porque saben bien que cuando se habla de clase se está hablando sobre quién tiene poder y riqueza. Conviene decir que 'todos somos clase media' incluso cuando la concentración del poder en este país ha llegado a niveles victorianos. Un informe de la ONU ha sugerido que Reino Unido es la sociedad menos igualitaria del mundo desarrollado. Por eso, los periodistas ricos y los políticos acomodados no quieren hablar de clase."

También resulta muy oportuno su comentario sobre el efecto de la ausencia de conciencia de clase:
  • "Nos quieren dividir con estrategias muy cínicas, tenemos que odiar al inmigrante que viene y se lleva el dinero de las ayudas sociales pero no mirar hacia arriba. Tenemos que demonizar el Estado de bienestar que protege a los más desfavorecidos pero no mirar para arriba. A menos que redireccionemos el cabreo de la gente hacia quien realmente está acumulando el poder y la riqueza, seguirán odiándose los unos a los otros. Como resultado, la gente de arriba seguirá arriba y las medidas de austeridad se volverán a repetir."

Y lo mismo el fragmento en el que habla de la necesidad de no perder la esperanza:
  • "La esperanza es un factor clave que ahora no está muy extendido. El cambio se produce por la combinación de cabreo, frustración y esperanza. Sin esperanza obtienes resignación, y desesperación."

Podemos pensar que en el fondo Owen Jones dice nada que no venga diciendo desde siempre la izquierda clásica y marxista. Es cierto. Pero tiene la bondad de ser un buen divulgador y comunicador (quizás por su oficio de periodista) y hace que el mensaje llegue al ciudadano medio, lo cual es algo muy importante. Es una virtud que personalmente reconozco identificar también en Julio Anguita, quien también atesora ese mérito de saber conectar, comunicar, divulgar, explicar... Y muchas veces esto es más importante que ser un excelente y brillante teórico. Cierto es que tiene que haber lo uno y lo otro.

Jones, que es muy crítico con el Partido Laborista, pese a todo considera que desgraciadamente no ve otra salida que no pase por este partido:
  • "(...) el partido laborista es la única salida porque no ha habido ningún otro partido de izquierdas desde que este fue fundado hace 113 años que no haya acabado desapareciendo en la irrelevancia, en parte por nuestro sistema electoral".

Personalmente no comparto que esta afirmación de Jones. El Partido Laborista, el PSOE, el PASOK, el SPD o todos estos partidos de la Internacional Socialista, difícilmente puedan llegar a ser una alternativa de cambio: la socialdemocracia y, más en concreto, en su formato socioliberal actual, son parte del problema, no una solución al problema. Sería necesario un cambio ideológico muy profundo y visceral en la socialdemocracia, para que pudiéramos volver a otorgarle una cierta consideración de fuerza política de izquierdas. Sería deseable que tal cosa ocurriese, pero veo difícil que pueda ocurrir, ya que el papel histórico de la socialdemocracia ha sido el de servir de muro de contención contra el avance de la izquierda que sí quiere superar el capitalismo, aunque sea a largo plazo.

Jones se plantea, por otra parte aunque no para el caso británico, alternativas como la helénica Syriza. Comparto este punto de vista y estoy convencido que la izquierda del futuro irá en esa dirección. Pero en España no debemos de olvidar algo que insistentemente los medios sistémicos, el PSOE y cierta izquierda muy minoritaria que juega no se sabe a qué, se empeñan en no reconocer y en negar obsesivamente: Izquierda Unida es hoy por hoy la Syriza de nuestro país, mucho más desarrollada en cuanto a organización que esta última, ya que lleva rodando desde 1986. Antes o después, Syriza necesitará asumir el modelo organizativo de IU si quiere consolidarse y presentarse no sólo como una opción coyuntural a corto plazo, sino también como una opción estable y permanente a medio y largo plazo.

Me parece oportuna la posición crítica de Jones al concepto de "clase media", aunque por otra parte contradictoriamente parece utilizarlo. Necesitamos modelos teóricos sobre la estratificación y jerarquización sociales para pensar la realidad social. En mi opinión sigue válido el modelo marxista, ya que hace hincapié en antagonismos básicos sobre los que pivota la lucha de clases, capacitándonos para entender el desarrollo del modo de producción capitalista. Es cierto que desde un plano teórico necesitamos incorporar todas las ricas aportaciones de los marxismos (intencionadamente lo pongo en plural) posteriores a Marx (sobre todo las de las últimas décadas) e incluso otras contribuciones que, sobre la estratificación social, han tenido lugar desde otros modelos teóricos distintos pero complementarios. No es el momento de abordar esto, ya que exigiría de varios ladrillos para poder hacerlo con un mínimo de rigor. Pero sí resulta pertinente mencionar la carga ideológica que subyace en la obsesión por utilizar el concepto de "clase media". No resulta válido para entender la sociedad, ya que es una herramienta conceptual estéril para comprender las estructuras sociales y las contradicciones que operan en el tejido social.

La "clase media" es una categoría muy del gusto de los científico-sociales del establishment, precisamente para dar la espalda a modelos de estratificación social que hacen hincapié en las contradicciones sociales y en la lucha de clases. Es un concepto que tiene mucho de herramienta retórica del Poder. Hemos de recordar cómo en España el PSOE llegó a convencernos que todos éramos "clase media". Tiene mucho de canto de sirena de la ideología dominante y, entre otras cosas, viene muy bien para colocar discursos interclasistas que niegan la lucha de clases y que a su vez permiten afirmar la existencia de la posibilidad de un "capitalismo bueno".

Mientras hablemos de "clase media" no desarrollaremos conciencia de clase, identidad de clase, que es lo que necesitamos para comenzar a responder en esta batalla ideológica que de momento los trabajadores estamos perdiendo. Nos encontramos inmersos en una brutal guerra de clases y, sin identidad y conciencia de clase, nos sacuden hasta en el carnet de identidad. 

En otras palabras, a los ricos les viene muy bien que pensemos en términos de "clase media" en lugar de pensar en términos de clase trabajadora, por muy variada, fragmentaria y heterogénea que sea ésta en la época del capitalismo avanzado en la que vivimos. Esto no quiere decir que puntualmente y en determinados contextos no podamos utilizar esta categoría de "clase media" (soy el primero a veces en utilizarla), pero es necesario ser consciente de su inconsistencia teórica, de la carga ideológica que conlleva y de lo limitado que resulta de cara a pensar sobre las estructuras profundas del capitalismo.

Por todo ello, si tuviese que seleccionar un breve fragmento de la entrevista de Owen Jones, me quedaría con el siguiente: "El partido conservador proclamó en 1976 que el problema no es la existencia de clases sino la existencia del sentimiento de clase". Por ahí van los tiros.

Para leer la entrevista completa en eldiario.es, pulsar sobre el hipervínculo.


Entradas del blog relacionadas:
- Rincón del libro: "Chavs: la demonización de la clase obrera" (17-1-2013)
El darwinismo social de Rajoy y de la derecha española (30-12-2012)




Fragmento de Tout va bien (Jean-Luc Godard, 1972), sobre la lucha de clases




Añadidos posteriores a la fecha de publicación de la entrada



7 comentarios:

  1. Bueno, voy a inaugurar esto con un comentario breve. La burguesía no ha cambiado en lo esencial. La que sí ha cambiado es la izquierda.
    Conciencia de clase no es luchar por el salario y contra los recortes.
    Conciencia de clase es tener como objetivo estratégico la toma del poder político por la clase obrera.
    Sin esto último, no esperemos grandes resistencias en la lucha económica.
    La izquierda europea, sobre todo, ha renunciado a la lucha por el poder, ya que la ha reemplazado por el social-pacifismo y el cretinismo parlamentario.
    En Europa hoy, en vísperas de tener que enfrentar al fascismo a escala continental, la izquierda no cuenta con herramientas adecuadas para conducir al movimiento obrero con perspectivas de éxito.
    ¿Fascismo? Sí. La concentración económica brutal que supone la hegemonía del capital financiero solo puede expresarse política e ideológicamente con el fascismo. Pero la izquierda hoy está peor que en Alemania en el 38 y a años-luz de poder acaudillar al conjunto de la sociedad detrás de un programa nacional, popular, democrático y antifascista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón amigo Aryentain. La realidad es que el capitalismo fue quien manejó el fascismo y el nazismo en los años 20 y 30 del siglo pasado para defender su poder económico. Hoy ese mismo capitalismo utiliza un fascismo económico con lo que llaman globalización que no es ni más ni menos que una concentración de mayor capital cada vez en menos manos. O sea llámese fascismo o globalización el fin del capital es quitar poder económico al trabajo.
      Y la izquierda, como se dice por aquí, con estos pelos.

      Eliminar
    2. Qué tal Manuel...
      Yo me pregunto (y me incluyo) cuándo nos vamos a sacar el complejo de "antidemocrático" con que consciente o inconscientemente se asume HOY al marxismo. Se sigue viviendo con la mochila del Muro, incluso en América latina, donde el muro siempre fue un entelequia.
      Además noto mucha desorientación y pérdida de parámetros marxistas para caracterizar determinados procesos que se están dando.
      Pongo por caso lo que se opina sobre lo que pasa en A latina y se equiparan relidades que no tienen nada que ver. Se compara Brasil con Argentina, Venezuela, Ecuador... Se habla de construcción del socialismo.
      Mirá, tengo hasta afecto personal por Chávez, lo siento como un amigo, un compañero; pero, no jodamos, no confundamos profundizaciones democráticas, desarrollismo y restauración de derechos con una rev socialista. No hay construcción del socialismo en A latina. Al menos no hoy, en ninguna parte.
      El otro gran tema es China y los BRICS.

      No obstante, yo creo que Europa se está convirtiendo en el eslabón más débil del capitalismo realmente existente. El eje se ha trasladado de A Latina y África hacia allí. Por eso me intereso tanto por conversar con los amigos españoles. La pelota está en vuestro patio. Saludos

      Eliminar
    3. Comparto lo que dices sobre el "complejo" que mencionas. Es verdad que dentro del campo académico nunca hubo complejo en ser "marxista"; incluso moverse en paradigmas teóricos marxistas o marxianos, hasta otorga como un cierto plus de rigor. Pero a nivel político es lo que dices tú y parece como si tuviéramos miedo a explicitar la condición marxista. Se nos ha machacado tanto que funciona ese "complejo". La socialdemocracia ha hecho estragos. Piensa que hasta dos días, si hablabas de "lucha de clases" aquí en España, la gente del P$OE se reía de tí. Nos ha hecho más daño la socialdemocracia que la derecha.
      Comparto tbn lo que dices de AL. Recuerdo una discusión en Público con RicardoM sobre eso y quizás ManuelG tbn se acuerde. El caso de Venezuela me parece complejo. El chavismo o se convierte en un movimiento populista más y se acabó todo, o inicia un camino hacia el marxismo pragmático y moderno (actual) para empezar a construir de verdad una sociedad socialista. Es muy significativo que hace pocos días, una de las páginas de la web del PSUV reproducía un texto de Marx. Me pareció un detalle interesante. Vamos a ver qué pasa. A veces pienso en lo que era Cuba durante la época de la guerrila y en los cuatro primeros años después del triunfo (hasta el 62); salvo el Che y cuatro más, el resto era unos liberales nacionalistas sin más, y ya vimos luego lo que pasó. ¿Le sucederá a Venezuela algo parecido?
      Cuando hablas de "el eslabón más débil del capitalismo", ¿a qué te refieres exactamente, cuál es la idea que tienes en la cabeza?

      Eliminar
    4. El eslabón más débil porque es allí donde se expresan, sin ningún tipo de encubrimiento y en forma muy aguda, las contradicciones del modo de producción capitalista en estado puro, diría.
      Hay condiciones objetivas plenas para una revolución socialista, pero faltan, obviamente, condiciones subjetivas.
      La debilidad consiste, en pocas palabras, en que el capital financiero no tiene otra cosa que ofrecer más que mayor pobreza y desigualdad y una cada vez mayor centralización política. Al punto que la denominada "crisis" es en realidad el estado natural en que habrán de vivir la enorme mayoría de los europeos.
      Hasta su discurso se ha revestido de una sinceridad procaz, sabiéndose (o sintiéndose) impunes.
      Por eso (y esto es un parecer) la propuesta no debe ser volver a un "estado de bienestar" imposible sino directamente el socialismo, entendiendo por tal aquel que se fundamenta en el cuestionamiento a la propiedad privada de medios de producción.

      Eliminar
  2. Considero que ya no son tanto los 'haves' de siempre sino los trepas más recientes en virtud de sus méritos económicos y/o intelectuales, los que han venido subiendo la escalera social, por lo que ven en el resto, cada vez más necesitado, ese enemigo de clase. Y están dispuestos a defender sus plutocráticos privilegios contra una 'redistribución' más justa, más igualitaria, tanto a nivel nacional como internacional…. y la globalización lo hace posible.
    Y para calmar mínimamente sus malas conciencias, si es que las tienen, disponen de una amplia gama de obra/parches de beneficiencia y caridad, que no les comprometen a nada y aumentan encima su imagen y reputación.

    Ya en 2009, Peter Sloterdijk, eminente pensador alemán, referido a un sistema fiscal redistributivo, lo expresaba así: Ha llegado la hora de saber mendigar…

    Gabi Tucholskyfan

    ResponderEliminar
  3. Buenas. Interesante su reflexión sobre la clase media... pero entonces, ¿qué es la clase media? ¿cuándo utiliza el término?

    ResponderEliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.