Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

miércoles, 1 de octubre de 2014

Materiales didácticos: el concepto de acumulación por desposesión, de David Harvey.


David Harvey

Bajo la etiqueta genérica "materiales didácticos", presentamos breves textos sobre conceptos claves para el análisis político-social de la realidad. Buscamos, pues, un carácter didáctico, pensando sobre todo en activistas sociales jóvenes que todavía se están formando, pero también en veteranos que desean ampliar su conocimiento científico-social de la realidad. Intentamos seleccionar sobre todo materiales breves, presentando al final de la unidad algunas sugerencias para la reflexión personal o para la discusión en grupo. Desde el blog del viejo topo aportamos así nuestro granito de arena a esta imprescindible labor formativa y divulgativa.
  
El siguiente texto es un fragmento del artículo:
Harvey, David (2004): “El ‘nuevo’ imperialismo: acumulación por desposesión”, en Socialist register, páginas 99-129. Traducido por Ruth Felder.

El fragmento seleccionado corresponde al epígrafe "Acumulación por desposesión" (páginas 111-115).  

Nacido en 1945 (Kent, Inglaterra), Harvey ha sido uno de los geógrafos más influyentes de las últimas décadas, con una actividad que le ha conducido también al campo de la Antropología, sobre todo a partir de finales de los 80.

En los años 70 del pasado siglo, Harvey se sumó a una corriente que había hecho su aparición en el mundo académico y que se conocía con el nombre de Geografía radical, bastante influenciada por enfoques marxistas, contribuyendo decisivamente a su desarrollo y destacando como uno de sus científicos más notables.

Entre sus muchas obras publicadas, una de las más notorias ha sido The New Imperialism, publicada en 2003 (edición española: El nuevo imperialismo, Madrid, ed. Akal, 2004). En esta obra, Harvey se pregunta por los dispositivos de poder geopolíticos y geoeconómicos que marcan el mundo en el que vivimos, y que establecen un nuevo orden de dominación que tiene formato de nuevo imperialismo. Para Harvey, "la estrategia militar del capitalismo mundial y las políticas de privatización de buena parte de los servicios públicos y de los recursos comunes a escala planetaria indican con precisión los dos vectores de intervención del sistema capitalista en nuestros días. La guerra y la acumulación por desposesión son los mecanismos primordiales que el capitalismo histórico está empleando en la actualidad para resolver sus crisis sistémicas y para modelar un mundo quizás más injusto que el que hemos conocido durante los últimos cien años" (de la sinopsis del libro en akal.com).

______________________


Acumulación por desposesión

En La acumulación del capital, Luxemburgo presta atención al carácter dual de la acumulación de capital:
De un lado tiene lugar en los sitios de producción de la plusvalía –en la fábrica, en la mina, en el fundo agrícola y en el mercado de mercancías. Considerada así, la acumulación es un proceso puramente económico, cuya fase más importante se realiza entre los capitalistas y los trabajadores asalariados… Paz, propiedad e igualdad reinan aquí como formas, y era menester la dialéctica afilada de un análisis científico para descubrir cómo en la acumulación el derecho de propiedad se convierte en apropiación de propiedad ajena, el cambio de mercancías en explotación, la igualdad en dominio de clases. El otro aspecto de la acumulación del capital se realiza entre el capital y las formas de producción no capitalistas. Este proceso se desarrolla en la escena mundial. Aquí reinan como métodos la política colonial, el sistema de empréstitos internacionales, la política de intereses privados, la guerra. Aparecen aquí, sin disimulo, la violencia, el engaño, la opresión y la rapiña. Por eso cuesta trabajo descubrir las leyes severas del proceso económico en esta confusión de actos políticos de violencia, y en esta lucha de fuerzas.
Estos dos aspectos de la acumulación, según su argumento, están “orgánicamente vinculados” y “la evolución histórica del capitalismo sólo puede ser comprendida si los estudiamos conjuntamente” [1].

La teoría general de la acumulación de capital de Marx se basa en ciertos supuestos iniciales cruciales que, en términos generales, coinciden con los de la economía política clásica y que excluyen los procesos de acumulación originaria. Estos supuestos son: mercados competitivos que funcionan libremente con acuerdos institucionales que garantizan la propiedad privada, el individualismo jurídico, la libertad de contratar, y estructuras legales y gubernamentales apropiadas garantizadas por un estado “facilitador”, el cual también asegura la integridad del dinero como reserva de valor y como medio de circulación. El rol del capitalista como productor e intercambiador de mercancías está establecido, y la fuerza de trabajo se ha convertido en una mercancía que generalmente se intercambia por su valor. La acumulación “primitiva” u “originaria” ya ha ocurrido, y la acumulación se desarrolla como re producción ampliada (a través de la explotación del trabajo vivo en la producción) dentro de una economía cerrada que opera en condiciones de “paz, propiedad e igualdad”. Estos supuestos nos permiten ver qué pasaría si el proyecto liberal de la economía política clásica o, en nuestro tiempo, el proyecto neoliberal de los economistas neoclásicos, se realizara. La brillantez del método dialéctico de Marx es mostrar que la liberalización mercantil –el credo de los liberales y neoliberales– no producirá un estado de armonía en el que todos estarán mejor, sino que producirá mayores niveles de desigualdad social, como de hecho ha sucedido durante los últimos treinta años de neoliberalismo, particularmente en países como Gran Bretaña y EUA, que se atuvieron más estrechamente a esta línea política. Marx predice que también producirá creciente inestabilidad, la cual culminará en crisis crónicas de sobre acumulación del tipo de la que ahora estamos presenciando.

La desventaja de estos supuestos es que relegan la acumulación basada en la depredación, el fraude y la violencia a una “etapa originaria” que deja de ser considerada relevante, o, como en el caso de Luxemburgo, es vista como algo “exterior” al sistema capitalista. Una revisión general del rol permanente y de la persistencia de prácticas depredadoras de acumulación “primitiva” u “originaria” a lo largo de la geografía histórica de la acumulación de capital resulta muy pertinente, tal como lo han señalado recientemente muchos analistas [2]Dado que denominar “primitivo” u “originario” a un proceso en curso parece desacertado, en adelante voy a sustituir estos términos por el concepto de “acumulación por desposesión”.

Una mirada más atenta de la descripción que hace Marx de la acumulación originaria revela un rango amplio de procesos. Estos incluyen la mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión forzosa de las poblaciones campesinas; la conversión de diversas formas de derechos de propiedad –común, colectiva, estatal, etc.– en derechos de propiedad exclusivos; la supresión del derecho a los bienes comunes; la transformación de la fuerza de trabajo en mercancía y la supresión de formas de producción y consumo alternativas; los procesos coloniales, neocoloniales e imperiales de apropiación de activos, incluyendo los recursos naturales; la monetización de los intercambios y la recaudación de impuestos, particularmente de la tierra; el tráfico de esclavos; y la usura, la deuda pública y, finalmente, el sistema de crédito. El estado, con su monopolio de la violencia y sus definiciones de legalidad, juega un rol crucial al respaldar y promover estos procesos. Hay evidencia considerable, como lo sugiere Marx y lo confirma Braudel, de que la transición al desarrollo capitalista estuvo ampliamente supeditada al apoyo del estado –apoyo decidido en el caso de Gran Bretaña, débil en Francia y fuertemente negativo hasta hace muy poco tiempo en China [3]. La referencia al carácter reciente del viraje hacia la acumulación originaria en China indica que se trata de un proceso en curso; y existen fuertes evidencias de que el estado y la política han jugado un rol crítico en la definición de la intensidad y los patrones de las nuevas formas de acumulación de capital, particularmente en el Este y Sudeste de Asia (por ejemplo, en el caso de Singapur). El rol del “estado desarrollista” en las fases recientes de acumulación de capital ha sido objeto de intenso análisis [4]Sólo hace falta volver la mirada hacia la Alemania de Bismarck o al Japón de Meiji para reconocer que éste ha sido el caso desde hace tiempo.

Todos los rasgos mencionados por Marx han estado claramente presentes en la geografía histórica del capitalismo. Algunos de ellos se han adecuado y hoy juegan un rol aún más importante que el que habían jugado en el pasado. Como lo resaltaron Lenin, Hilferding y Luxemburgo, el sistema de crédito y el capital financiero han sido factores que influyeron significativamente en la depredación, el fraude y el robo. Las promociones bursátiles, los esquemas de ponzi [ver N. de T. 1], la destrucción estructurada de activos a través de la inflación, el vaciamiento a través de fusiones y adquisiciones, la promoción de niveles de endeudamiento que aun en los países capitalistas avanzados reducen a la servidumbre por deudas a poblaciones enteras, por no mencionar el fraude corporativo, la desposesión de activos (el ataque de los fondos de pensión y su liquidación por los colapsos accionarios y corporativos) mediante la manipulación de crédito y acciones, todos estos son rasgos centrales de lo que es el capitalismo contemporáneo. El colapso de Enron desposeyó a mucha gente de sus medios de vida y sus derechos de pensión. Pero sobre todo, debemos prestar atención a los ataques llevados a cabo por los fondos especulativos de cobertura y otras grandes instituciones del capital financiero como la punta de lanza de la acumulación por desposesión en los últimos años.Al crear una crisis de liquidez en el sudeste asiático, los fondos especulativos de cobertura forzaron la bancarrota de empresas. Estas empresas pudieron ser adquiridas a precios de liquidación por capitales excedentes de los países centrales, dando lugar a lo que Wade y Veneroso describen como “la mayor transferencia de activos desde propietarios domésticos (por ejemplo, del Sudeste asiático) a extranjeros (por ejemplo, estadounidenses, japoneses y europeos) en tiempos de paz en los
últimos cincuenta años en cualquier lugar del mundo” [5].

También han aparecido mecanismos completamente nuevos de acumulación por desposesión. El énfasis en los derechos de propiedad intelectual en las negociaciones de la OMC (el denominado acuerdo TRIPS [ver N. de T. 2]) marca los caminos a través de los cuales las patentes y licencias de materiales genéticos, plasma de semillas, y cualquier forma de otros productos, pueden ser usadas contra poblaciones enteras cuyas prácticas de manejo ambiental han jugado un papel crucial en el desarrollo de estos materiales. La biopiratería es galopante, y el pillaje del stock mundial de recursos genéticos en beneficio de unas pocas grandes empresas multinacionales está claramente en marcha. La reciente depredación de los bienes ambientales globales (tierra, aire, agua) y la proliferación de la degradación ambiental, que impide cualquier cosa menos los modos capital-intensivos de producción agrícola, han resultado de la total transformación de la naturaleza en mercancía. La mercantilización de las formas culturales, las historias y la creatividad intelectual supone la total desposesión –la industria de la música se destaca por la apropiación y explotación de la cultura y la creatividad populares. La corporativización y privatización de activos previamente públicos (como las universidades), por no mencionar la ola de privatización del agua y otros servicios públicos que ha arrasado el mundo, constituye una nueva ola de “cercamiento de los bienes comunes”Como en el pasado, el poder del estado es usado frecuentemente para forzar estos procesos, incluso en contra de la voluntad popular. Como también sucedió en el pasado, estos procesos de desposesión están provocando amplia resistencia, de esto se trata el movimiento antiglobalización [6]La vuelta al dominio privado de derechos de propiedad común ganados a través de la lucha de clases del pasado (el derecho a una pensión estatal, al bienestar, o al sistema de salud nacional) ha sido una de las políticas de desposesión más egregias llevadas a cabo en nombre de la ortodoxia neoliberal. El plan del gobierno de Bush para privatizar la seguridad social (y hacer que las pensiones queden sujetas a las oscilaciones de los mercados accionarios) es un caso claro de esto. No sorprende, entonces, que buena parte del énfasis del movimiento antiglobalización se haya centrado recientemente en el reclamo de los bienes comunes y en el ataque al rol conjunto del estado y del capital en su apropiación.

El capitalismo internaliza prácticas canibalísticas, depredadoras y fraudulentas. Pero, tal como Luxemburgo observó convincentemente, es “a menudo difícil determinar, dentro de la maraña de violencia política y disputas de poder, las duras leyes del proceso económico”. La acumulación por desposesión puede ocurrir de diversos modos y su modus operandi tiene mucho de contingente y azaroso. Así y todo, es omnipresente, sin importar la etapa histórica, y se acelera cuando ocurren crisis de sobreacumulación en la reproducción ampliada, cuando parece no haber otra salida excepto la devaluación. Arendt sugiere, por ejemplo, que para Gran Bretaña en el siglo XIX, las depresiones de los ‘60 y ‘70 dieron el impulso inicial de una nueva forma de imperialismo en la que la burguesía tomó conciencia de que “por primera vez, el pecado original del simple robo, que siglos antes había hecho posible “la acumulación originaria de capital” (Marx) y que había posibilitado toda acumulación posterior, debía repetirse una y otra vez, so pena de que el motor de la acumulación súbitamente se detuviera” [7]. Esto nos retrotrae a las relaciones entre la búsqueda de ajustes espacio-temporales, los poderes estatales, la acumulación por desposesión y las formas de imperialismo contemporáneo.


Notas de traducción
[N.T.1] Se trata de un mecanismo de fraude basado en un esquema piramidal de inversiones, por el cual se les paga a los primeros inversores con el dinero que aportan los últimos en ingresar al sistema, los cuales no recuperan su inversión.
[N.T.2] Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio.

Notas del autor

[1] R. Luxemburgo, The Accumulation of Capital, Nueva York: Monthly Review Press, 1968, pp. 452-3 [edición en español, pp. 420-421]. Luxemburgo basa su argumento en una teoría del subconsumo (falta de demanda efectiva) cuyas implicaciones son bastante distintas a las de las teorías de la sobreacumlación (la falta de oportunidades para realizar actividades rentables) con las que yo trabajo. Una revisión completa del concepto de acumulación por desposesión y su relación con la sobreacumulación se presenta en la tercera parte de Harvey, The New Imperialism (op. cit.).
[2] M. Perelman, The Invention of Capitalism: Classical Political Economy and the Secret History of Primitive Accumulation, Durham: Duke University Press, 2000. En The Commoner también se presenta un extenso debate acerca de los nuevos cercamientos y de si la acumulación originaria debe entenderse como un proceso puramente histórico o como un proceso continuo.
[3] K.Marx, Capital, Vol.1 ,NewYork: International Publishers, 1967, parte 8; F. Braduel Adfterthoughts on Material Civilization and Capitalism, Baltimore: John Hopkins University Press, 1977.
[4] Wade y Veneroso proponen en “The Asian Crisis” (op.cit.) la siguiente definición: “En el estado desarrollista se presenta un alto nivel de ahorro familiar añadido a una deuda empresarial equilibrada y a una colaboración entre bancos,estado y empresas, sumado a una estrategia industrial nacional, a los incentivos a la inversión basados en la competitividad internacional” (p. 7). El estudio clásico es de C. Johnson, MITI and the Japanese Miracle:The Growth of Industrial Policy, 1925-75, nStanford: Stanford University Press, 1982; mientras que el impacto empírico de las políticas estatales sobre las tasas relativas de crecimiento económico ha sido bien documentado en M.Webber y D. Rigby, The Golden Age Illusion: Rethinking Post-war Capitalism, New York: Guilford Press, 1996.
[5] Wade y Veneroso,“The Asian Crisis”(op.cit.).
[6] La magnitud de la resistencia es señalada por B. Gills (ed.), Globalization and the Politics of Resistance, NewYork: Palgrave, 2000; ver también J. Brecher y T. Costello, Global Village or Global Pillage? Economic Reconstruction from the Bottom Up, Boston: South End Press, 1994. Una reciente guía muy interesante de la resistencia es la que ofrece W. Bello en Deglobalization: Ideas for a New World Economy, London: Zed Books, 2002. R.Falk, en Predatory Globalization: A Critique, Cambrigde: Polity Press, 2000, describe más sucintamente la idea de la globalización desde abajo.
[7] H.Arendt, Imperialism (op.cit.), p. 28.
_____

Si quieres descargar el texto completo en pdf, pulsa en el siguiente link:
 Harvey, David (2004): “El ‘nuevo’ imperialismo: acumulación por desposesión”, en Socialist register, páginas 99-129. Traducido por Ruth Felder.

Anexo 1: sugerencias para una discusión en grupo.

1. Claridad conceptual: fijar el concepto de acumulación, aclarando cuáles son las dos fuentes de la acumulación capitalista. ¿Cómo explicarías en qué consiste la acumulación “primitiva” u “originaria”.

2. ¿Es acertado considerar que la acumulación basada en la depredación, el fraude y la violencia, pertenece a una etapa superada? ¿Por qué?

3. ¿En qué sentido Harvey habla de nuevo imperialismo?

4. ¿Cómo le explicarías a un amigo o compañero, cuyo conocimiento es escaso, qué es la acumulación por desposesión?

5. Aplicación del concepto a ejemplos conocidos. ¿Es aplicable (y por qué) el concepto a los siguientes hechos?
  • A) La estafa de las preferentes bancarias.
  • B) El rescate a los bancos.
  • C) Otros tipos de rescate: por ejemplo, concesionarias de autopistas.
  • D) Privatización de servicios de agua.
  • E) Las privatizaciones en el campo de la Sanidad.
  • F) El sistema público de pensiones, su deterioro y penetración progresiva de los fondos privados.
  • G) Las ejecuciones hipotecarias por parte de los bancos.
  • H) Privatizaciones de empresas públicas.
  • I) A nivel mundial, la desposesión de la tierra que sufren los grupos campesinos y la progresiva penetración de las relaciones capitalistas de producción en la agricultura.
  • J) Conflictos internacionales: Irak, Siria y Libia y el control de los recursos petrolíferos.
6. Una propuesta para investigar en grupo: cómo el tratado de libre comercio entre EE UU y la UE, supondrá un giro de tuerca a la privatización de los servicios públicos, incrementando la acumulación capitalista por desposesión.


Anexo 2. Complementos.

Adjuntamos un interesante vídeo de animación en el que Harvey nos explica la crisis del capitalismo:


La Crisis de Capitalismo (en dibujos) por David Harvey
 (doblado con voz al castellano)

El mismo vídeo en versión original con subtítulos en castellano.





6 comentarios:

  1. "Las contradicciones del capital (según David Harvey)", de Maciek Wisniewski en:
    http://www.lahaine.org/mundo.php/las-contradicciones-del-capital-segun

    ResponderEliminar
  2. Gran clase magistral de ese gran profesor que, por lo visto y oído, no se cansa ni pierde su humor:-)

    http://davidharvey.org/2010/08/the-enigma-of-capital-and-the-crisis-this-time/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por lo que pude oír y leer, Harvey parece que tiene un delicioso sentido del humor. Casi con 70 años sigue dando clases y parece que su cabeza funciona mejor que nunca :-)

      Eliminar
    2. Prueba documental del 2011:

      https://www.youtube.com/watch?v=EYzKsiev43Q

      Eliminar
  3. Ejemplos de acumulación capitalista ha habido muchos. Voy a referirme a dos de ellos del siglo XX.
    En Rusia, después de la desintegración de la URSS, durante la era Yeltsin, se creo una oligarquía capitalista con la venta en condiciones fabulosas para los oligarcas. Así se empezó un capitalismo salvaje en ese país.
    Otro caso es en España después de la guerra civil. Durante los primeros diez o quince años del franquismo se produjo una enriquecimiento de unas determinadas personas y entidades afines al régimen.
    Sobre todo en el campo de la construcción. Se concedieron permisos y préstamos para la reconstrucción del país en ruinas. Al mismo tiempo el régimen hizo la vista gorda en caso necesario. Se utilizó la mano de obra esclava.
    Con ello las modernas empresas dedicadas a la construcción tienen allí su origen. Además como les sobraba capital se han dedicado a otras infraestructuras como los suministros de agua y electricidad.

    ResponderEliminar
  4. FMI: como no aprender nada en la escuela
    Alejandro Nadal en
    http://www.lahaine.org/mundo.php/fmi-como-no-aprender-nada
    "La desigualdad sigue siendo el elemento clave del modelo de acumulación. Por eso, el endeudamiento ha resurgido como el motor del crecimiento en las economías desarrolladas".

    ResponderEliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.