Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

domingo, 26 de febrero de 2017

¿Qué es la "regla de oro" del Partido Comunista Portugués? Comentario final del blog.


Izda.: edición original del libro de Cunhal del cual está sacada el fragmento que reproducimos en esta entrada. Derecha:  Álvaro Cunhal, pintura realizada por Xesko.

Referencia documental
Álvaro Cunhal: "La regla de oro", en el cap. 2 ("El Partido, la clase y sus masas") de su libro Un Partido con paredes de cristalpágs. 24-26. Trad. y edición en castellano supuestamente de la UJCE, aunque no se especifica. Revisión de la traducción del portugués: Ariel Bignami, Buenos Aires, 1986.
Original en portugués: O partido com paredes de vidro, Ed. Avante, Lisboa, 1985.
Descargar el libro (pulsa en los siguientes enlaces):
🔼En castellano: web de la UJCE
🔼En portugués: web del PCP.
Advertencia: negrita e imágenes son añadidos nuestros.

____________


La regla de oro
Álvaro Cunhal
(De su libro Un Partido con paredes de cristal, págs. 24-26)

Importante garantía de la política de clase del Partido es la participación determinante de militantes obreros en la Dirección. O sea, una mayoría obrera en la Dirección

Puede objetarse con la propia experiencia del Partido, según la cual, en determinado momento, una identificación esquemática del origen social obrero con la conciencia política llevó a promover a la Dirección, cuadros que resultaron carentes del mínimo de condiciones para tal responsabilidad.

Puede objetarse también que hay intelectuales con conciencia política proletaria y obreros fuertemente influidos por la ideología burguesa.

Es cierto. Pero no es lo más frecuente, mucho menos como regla. Lo más frecuente (y la regla) es que la ideología burguesa influye más en los intelectuales que en los obreros, y que la participación determinante de obreros en la Dirección asegura mayor solidez de principios que la participación determinante de camaradas de otros orígenes sociales.

Si considerando casos individuales, lo importante no es tanto el origen social proletario como la conciencia política proletaria, considerando el colectivo de dirección el origen social proletario es la fuente natural y constantemente revivificante de la conciencia de clase y de la conciencia política.

La mayoría obrera en los organismos de dirección es una importante garantía para que el Partido se mantenga fiel a una ideología y a una política de clase, sea capaz de analizar las situaciones y los problemas desde un punto de vista de clase, no sufra la influencia ideológica de la burguesía y mantenga firmemente los objetivos revolucionarios de la liquidación del capitalismo y de la construcción de una sociedad socialista.

Cuadros intelectuales integrados en un colectivo revolucionario de mayoría obrera logran, con el tiempo y la experiencia, la conciencia de clase del proletariado. Pero si los cuadros intelectuales predominan mayoritariamente en organismos de dirección, se corre el riesgo de que, manteniendo preconceptos negativos de la clase de origen, hagan prevalecer criterios y orientaciones no conformes con la naturaleza de clase, la ideología y los objetivos del partido.

No se niega que numerosos movimientos y partidos revolucionarios hayan alcanzado grandes victorias teniendo en su dirección una mayoría de elementos oriundos de la pequeña y la mediana burguesía. Pero existen también ejemplos en que el origen de clase burgués de la mayoría de los miembros de la dirección llevó a grandes distanciamientos de la causa obrera en el plano ideológico, político, programático y de acción.

En el PCP, la mayoría obrera en el Comité Central, en sus organismos ejecutivos y en todos los organismos de dirección siempre que es posible, se considera como una “regla de oro”.

No se trata de una imposición que no tenga en cuenta los cuadros existentes en un momento dado. Se trata de una orientación que determina criterios de selección y de promoción.

Ya en la clandestinidad, aunque condicionada por los golpes represivos, se siguió
dicha orientación. Después del 25 de Abril, desaparecidas las contingencias de la represión, se hizo un mayor esfuerzo en ese sentido.

El Comité Central (titulares y suplentes) electo en el VIII Congreso del Partido (1976) tenía un 49 % de obreros; el CC electo en el IX Congreso (1979), el 50,4%; el CC electo en el X Congreso (1983), 51%. La Comisión Política electa en la primera reunión del CC después del X Congreso tiene trece obreros en el total de veinticinco miembros titulares y suplentes.

La situación ya no es tan nítida en las direcciones de las organizaciones regionales. Tomando las ocho direcciones electas de las asambleas de las organizaciones regionales, realizadas en 1984 y 1985 (hasta Abril), en cinco la cantidad de obreros excede el 50 %. En las otras tres no llega a la mitad.

Es natural que en regiones, distritos o municipios donde la clase obrera tiene un peso reducido, en la composición social de la población, no se verifique la mayoría obrera en los órganos dirigentes. La tendencia es, sin embargo, al aumento general del porcentaje de obreros.

Hay quien plantea la cuestión de saber si la aplicación de la “regla de oro” no significará una injusta discriminación en relación a los cuadros no obreros, especialmente intelectuales, conduciendo a dificultades en su promoción y al no aprovechamiento de sus cualidades o capacidades.

El hecho es que no hay discriminaciones. Los numerosos cuadros de origen no obrero tienen igual posibilidad de desarrollarse, de ser promovidos, de desempeñar responsabilidades elevadas. Hay en el Partido y en los organismos de dirección un elevado porcentaje de cuadros no obreros, especialmente de intelectuales. Más de diez mil miembros del Partido son intelectuales y cuadros técnicos. En el total de los miembros efectivos y suplentes del CC electo en el X Congreso, 25,4 % son de origen intelectual. En la Comisión Política hay cinco camaradas de origen intelectual.

Es cierto, no obstante, que el Partido presta particular atención a la preparación, educación y formación de cuadros obreros. En razón de la naturaleza de clase del propio Partido. Es también porque son los cuadros obreros los que sufrieron y sufren las graves discriminaciones sociales, educativas y culturales del capitalismo que impide que, fuera del Partido, puedan ganar una preparación general en el nivel de la de los intelectuales.

En nuestro Partido se considera indiscutible que la mayoría obrera en los organismos superiores durante muchos años ha sido determinante para la firmeza ideológica, política y revolucionaria. Por todo eso se mantiene la “regla de oro”.


"Festa do Avante". Se celebra a principios de septiembre cerca de Lisboa. Es la gran fiesta anual del Partido Comunista Portugués, el mayor acontecimiento festivo comunista en Europa y posiblemente uno de los mayores del mundo. La "Festa do Avante" es el reflejo de la solidez de un partido comunista fiel a sus principios, uno de ellos esa "regla de oro" de la que hablaba Álvaro Cunhal.  

___________________

Comentario del blog

El pasado mes de septiembre, en el contexto de las elecciones al Parlamento Galego, hicimos un análisis en este blog de los perfiles políticos y socioprofesionales de los candidatos de En Marea ("Elecciones gallegas. Radiografía de En Marea: perfiles políticos y socioprofesionales"). Nos hacíamos preguntas como:
  • Los candidatos, ¿representan la realidad de la clase trabajadora gallega, o tan solo representan la realidad de un sector concreto de la misma? Si fuese lo segundo:
  • ¿Cuáles son las características de ese sector concreto?
  • ¿Cabe inferir la existencia de un cierto elitismo y paternalismo sociales a partir de lo anterior?
  • ¿Cómo condiciona la morfología de la candidatura, la posición ideológica frente al capitalismo y la respuesta que la clase trabajadora debe plantear a la burguesía?
Solo uno de los 35 candidatos analizados carecía de estudios universitarios, lo que venía a significar, en la praxis político-electoral, la exclusión sistemática de trabajadores sin formación universitaria. Decíamos, por entonces, que esto es precisamente lo que huele a "rancio", porque es lo que el PSOE ha hecho con la confección de sus listas toda la vida. Y añadíamos:
Esto supone una forma de elitismo social, en tanto deja fuera a una buena parte de la clase trabajadora que no tiene un título universitario. Pero también supone un paternalismo: podríamos interpretar que solo si eres "estudiado" estás capacitado para representar a la clase trabajadora. No debemos caer en el disparate de pensar que solo si tienes estudios universitarios estás preparado políticamente: pasar por la universidad necesariamente no te hace tener más conciencia de clase trabajadora ni te capacita más para la lucha de clases contra el Capital.
Si pasamos al campo de actividad de los candidatos considerados en aquel análisis, los datos son todavía más significativos. Funcionarios (además, la mayoría de nivel alto), técnicos superiores, "profesionales liberales" y propietarios de PYMES, constituían el 80% de los candidatos. Añadíamos:
Esto permite afirmar que la situación de los candidatos está muy lejos de la que vive la mayoría de la clase trabajadora. (...) Son esa "clase media" de la que hablan los sociólogos y politólogos del establishment, relativamente acomodada al menos en comparación con la realidad de la mayor parte de la clase trabajadora (entrecomillo "clase media" porque no es una categoría que comparta para analizar la estratificación social, pero su uso está muy extendido y valga como licencia para entendernos).
Pero que nadie caiga en la trampa de pensar que este problema atañe exclusivamente a la formación política analizada en aquel momento (En Marea). En mayor o menor medida, es una enfermedad política que afecta a todas las organizaciones. Habrá quien que se consuele presumiendo sobre si en sus listas "han colado" uno o dos obreros más que los de una organización rival, pero lo cierto es que este elitismo social fluye por las venas de todas las organizaciones de la izquierda, incluyendo aquellas que más presumen de obrerismo. Siendo el citado un artículo duro sobre En Marea, honestamente debemos subrayar que dicha formación no hace nada que sea distinto a lo que hacen los demás al respecto, y que las diferencias que pueda haber no son del todo relevantes. Esta inercia es muy anterior a la existencia de la organización considerada en el análisis, y constituye un problema general.

Decíamos también en aquella entrada:
Antes mencionaba que estas pautas han sido muy características del PSOE desde la Transición. Y tiene su trascendencia. En tanto que los puestos de responsabilidad política y los cargos quedan manos de este sector social, es muy difícil que la posición ideológica marcada sea de confrontación abierta con el capitalismo, porque en el fondo la mayor parte de esa "clase media" a lo que aspira es a que regrese el capitalismo feliz. La dominación de ese sector en la izquierda, es uno de los factores (uno entre otros) que debemos tener en cuenta para comprender la configuración ideológica de la que se denomina "izquierda". Lo cual no quiere decir, por supuesto, que no pueda haber personas muy anticapitalistas en ese sector social (claro que las hay); no pretendo incurrir en el maximalismo, pero es obvio que -al menos potencialmente- el que más sufre el capitalismo es el que tiene más razones para luchar contra él. 
Alguno podrá decirme: todos necesarios. Esto es innegable. El problema es que siendo todos necesarios, dejamos fuera a la mayor parte. Es decir, los mecanismos que rigen la carrera política, el acceso a cargos y liderazgos políticos, son portadores de un sesgo de exclusión de una buena parte de la clase trabajadora. Y aunque estamos focalizando el problema en el partido En Marea, podríamos plantearnos si acaso esto no es un problema de la izquierda en general. El PCP (Partido Comunista de Portugal) hace ya mucho tiempo que vio este problema y supo resolverlo con su "regla de oro".

Estamos ante un problema serio sobre el que -insisto- todas las organizaciones tienen mucho que rascar. Personalizar sobre un partido u otro apenas tiene sentido como estudio de caso con licencia expositiva; pero estoy seguro que el mismo análisis hecho con las candidaturas mencionadas, si lo aplicamos a otros partidos, el resultado no sería muy diferente.
  
En este contexto, merece la pena reflexionar sobre esa "regla de oro" defendida por el Partido Comunista Portugués. 

____________


Entradas sobre Portugal en el blog del viejo topo (publicadas de la más reciente a la más antigua): pulsa aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.