Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

lunes, 11 de febrero de 2013

Un texto apócrifo de Chomsky: Las 10 estrategias de manipulación mediática (1ª parte)






1. Chomsky no es el autor de las 10 estrategias de manipulación mediática. (2)

Chomsky
Se atribuye a Noam Chomsky, en multitud de sitios de Internet, la autoría del texto Las 10 estrategias de manipulación mediática, también conocido como el Decálogo de la manipulación mediática. Circulan docenas de versiones en toda variedad de montajes audiovisuales en Youtube, pero también lo encontraremos como documento de texto en un sinfín de páginas web, foros, etc. En casi todos ellos se menciona a Noam Chomsky como autor, lo que resulta falso. Chomsky lo ha desmentido más de una vez. Pero la difusión de esta falsa autoría continúa día tras día. No es mi intención entrar a discutir la validez o no de los planteamientos expresados en el Decálogo; sería otro tema diferente. Sí pretendo subrayar y recordar un error que ha traspasado ya el rango de simple anécdota, para convertirse en paradigma de algunos usos sociales arriesgados que hacemos de los recursos que nos brinda la Red, a la vez que viene a expresar alguna de las miserias de la cultura digital.

Héctor Villareal, en su web revistareplicante.com (3), menciona una nota que le envía el periodista y escritor Naief Yehya. En esta nota Yehya reproduce un fragmento textual del e-mail que a su vez le envió el propio Chomsky a propósito de las 10 estrategias de manipulación:
It’s a fake. I don’t know the source. Some of it is drawn from, or similar to, things I’ve said. But it is not mine. —Noam Chomsky 
En una bonita versión ilustrada del famoso texto, realizada por Germán Ferrero ("Ger"), este artista gráfico nos cuenta que, después de ilustrar el Decálogo, entró en contacto con el propio Chomsky, quien desmintió rotundamente ser el autor. Chomsky le indicó además que, a pesar de su insistencia en desmentir la autoría, se la siguen atribuyendo. Escribe Ger en el prólogo de su versión ilustrada: Como me dijo Noam, 'una vez que algo está en Internet parece imposible de erradicar'.


Chomsky con Jean Bricmont, durante una conferencia
 conjunta en Bruselas, en marzo de 2011
En octubre de 2010, uno de los colaboradores europeos más habituales de Noam Chomsky, el físico belga de ideología anarquista, Jean Bricmont, decidió escribir un artículo para desmentir la falsa autoría, al ver que el error continuaba propagándose por la Red. Aunque Bricmont era ya una figura conocida en los círculos de la izquierda crítica, tanto por sus escritos como por su activismo y colaboraciones con Chomsky, adquirió especial notoriedad tras la publicación en 2005 de su obra Impérialisme humanitaire. Droits de l’homme, droit d’ingérence, droit du plus fort? (4),  cuyo extenso prólogo de 40 páginas es de Noam Chomsky (5). Bricmont también publicó diferentes obras con Chomsky (6), además de artículos. Esta cercanía a Chomsky, el conocimiento de su obra y pensamiento y la amistad que les unía, condujo a Bricmont a publicar el 11 de octubre de 2010 un artículo destinado a zanjar la polémica sobre la falsa autoría. Dicho artículo, que llevaba por título A propos des « dix stratégies de manipulation de masses » attribué à Noam Chomsky, fue publicado en Le Grand Soir, Journal Militant d'Information Alternative

En dicho artículo, Bricmont recoge las palabras de Chomsky sobre la atribución de autoría en relación con el polémico Decálogo:
Como este texto parece ser una simplificación y distorsión de su pensamiento [se refiere al de Chomsky], y como además no pude encontrar su equivalente en inglés, para llegar al fondo de la cuestión le pregunté a él por el texto. Ésta fue su respuesta: "No tengo ni idea de dónde salió eso. Yo no hice esa compilación (...). Supongo que quien lo hizo podría argumentar que son interpretaciones de lo que yo escribí aquí y allá,  pero desde luego no de esa forma ni esa lista" (7)
Aunque no hubiesen existido estos desmentidos y otros que no hemos mencionado, es difícil llegar a entender que se haya llegado a dar tanta credibilidad a esta falsa autoría. Como mencionaba Bricmont en su artículo, el hecho de que en inglés la autoría a Chomsky esté mucho menos extendida y sea relativamente reciente, de entrada debiera hacernos sospechar. 

Que no exista referencia alguna en la bibliografía oficial de Chomsky (ver www.chomsky.info), ni en las bibliografías oficiosas y que nadie fuese capaz de citar la fuente original, también habría sido suficiente para darnos cuenta que estábamos ante un fake. Como nos recuerda Naief Yehya en alguno de sus comentarios en revistareplicante.com, el hecho de que el Decálogo no apareciera en los websites que suelen publicar los textos de Chomsky, cuando menos habría aconsejado una mínima contrastación de la fuente

Lo anterior es de aplicación incluso para aquellos que no llegan a ser expertos en la obra política de Chomsky. Ya entrando en contenidos, es verdad que para los no versados, resulta más complicado saber que algunos de los diez principios del Decálogo no encajan ni con calzador en el pensamiento del profesor emérito del MIT. Lo mismo es aplicable al estilo simplista de las 10 estrategias, que tiene nada que ver con el estilo de los trabajos de Chomsky. Como dice Bricmont en el artículo antes citado:
El aparente éxito de este texto, ilustra la incomprensión que, sobre el pensamiento de Chomsky en relación con la "manipulación", existe tanto entre algunos de sus partidarios como entre sus opositores.
Bricmont ilustra como ejemplo más visible del hecho anterior, la "10ª estrategia de manipulación". Nos dice:
El décimo principio refleja también por otra parte, fantasías comunes en la extrema izquierda, sobre el conocimiento que el "sistema" tendría del individuo medio gracias a "la biología, la neurobiología y la psicología aplicada", que es muy diferente de lo que piensa Chomsky, quien sabe que el conocimiento (verdadero) científico del ser humano es extremadamente limitado.
No obstante, la prueba más definitiva de que Chomsky no es el autor, la tenemos en algo tan sencillo como que el copyright del texto y el nombre del autor real, están perfectamente establecidos sin margen de error. Esto convierte en un ejercicio de irresponsabilidad intelectual la difusión de la falsa autoría. Injustificable y con un plus de gravedad en el caso de aquellos docentes universitarios e investigadores académicos que también han difundido el error, ya que en el caso de estos, más que nadie, están obligados a contrastar fuentes en base a los procedimientos universales establecidos por la praxis científica.

Viñeta de gritopolitico.es

2. ¿Quién es el autor entonces y cuál es el origen del error? 

Sin necesidad de llegar a ser un experto en Chomsky y sin necesidad de conocer los desmentidos a los que hice mención, no resulta difícil identificar la fuente original del texto y su autor, que es Sylvain TimsitEs el verdadero autor de Las 10 estrategias de manipulación mediática. El documento fue publicado por primera vez en francés, en el año 2002, en la web syti.net. El copyright del texto es de esa fecha y de dicho lugar. El título original es Stratégies de manipulation y todavía se encuentra en el sitio web de origen

No obstante, el texto de Timsit tampoco constituye una creación completamente original suya, ya que en cierta media se inspira en un documento anterior que nos conduce hasta un ilustre conspiranoico: William Cooper (ver en este mismo  blog  2ª parte de Un texto apócrifo de Chomsky).

Sylvain Timsit
Sylvain Timsit es una persona que ha levantado muchas críticas en unos -que lo acusan de conspiranoico, manipulador, mentiroso y charlatán- y no pocas alabanzas y respaldos entre los más crédulos. Obsesionado con la ciencia-ficción y fantasías diversas, las historias de Star-Trek, las teorías de la reencarnación y las religiones orientales, la existencia de mundos paralelos..., resulta sorprendente que un texto suyo haya calado tan a fondo en tanta gente con una personalidad política de izquierdas; y más sorprendente todavía en el caso de aquellos que son académicos. Quizás la explicación radique en que Timsit supo preparar muy bien una ensalada de ideas variadas, tomadas de aquí y de allá, presentándolas de manera muy verosímil y simplista. Combinando también algunas ideas que son perogrulladas y que ya tienen una amplia tradición y background, con otras cuya fundamentación científica es del todo cuestionable, pero que le cuelan fácilmente al lector medio en una lectura superficial y vulgar.

Dice Ger, en su versión ilustrada del famoso Decálogo, que después de comunicarse con Chomsky localizó a Timsit, quien reconoció ser el autor del texto y además atribuyó la confusión a un error de Pressenza, una agencia internacional de prensa especializada en noticias sobre la Paz, la No-violencia, el Humanismo y la No-discriminación, según se autodefine este portal francés. Es decir, el origen de la falsa atribución a Chomsky, estaría en el error de la agencia Pressenza, según ha manifestado Timsit



3. ¿Por qué una difusión tan vertiginosa del error? 

Sabemos que el texto se publica por primera vez en 2002, firmado por Timsit, con copyright suyo y en lengua francesa. También sabemos que este autor atribuye a Pressenza el error, originariamente en francés, sin que podamos especificar la fecha en que se produce. ¿Cuándo se difunde el error en español y en otros idiomas? Realmente no tiene demasiada importancia fijar la cronología de su difusión. Para quien esté interesado en el tema, le remito a la excelente investigación realizada por Jair Palma, quien llevó a cabo un exhaustivo y laborioso rastreo para tratar de llegar al origen de la falsa autoría en sitios web en lengua española. Palma publicó el resultado de la investigación en su blog Historias cortas, pensamiento rápidos (hcprblog), en el cual podemos consultarlo (8). También, en la segunda parte de esta entrada del blog, al final figura un comentario suyo que nos hizo llegar gentilmente.

Lo más importante quizás sea saber: 1º) por qué se difunde de forma tan vertiginosa; 2º) cuáles son las implicaciones que tiene desde un punto de vista de la praxis social en la Red y de cómo funcionan algunas pautas culturales en Internet, intentando poner en relación esto con ciertos patrones de la cultura política en general, y particularmente de la cultura política de la izquierda. Dado que lo segundo exigiría una entrada específica del blog, lo abordaremos en otro momento. Me limitaré ahora a esbozar algunas causas básicas de esta vertiginosa difusión del error; es decir, me centraré en el "por qué".

Noam Chomsky le comentaba a Ger (ver más arriba) que "una vez que algo está en Internet parece imposible de erradicar"La falsa autoría del Decálogo, se trata de un caso ejemplar de aquello que algunos llaman virus informativouna falsedad que en un corto plazo de tiempo se propaga por todas partes, siendo muy difícil pararla. Jair Palma nos dice en su estudio (hcprblog.blogspot.com.es) que el Decálogo con atribución a Chomsky, en Google aparece al menos en 258.000 referencias. Esto nos da una idea del alcance que llega a tener este tipo de elementos víricosTremenda paradoja tratándose de un documento que pretende denunciar la manipulación mediática, ya que una parte de ésta se basa precisamente en virus informativos.

En Internet y en las redes sociales en especial, la dualidad clásica de la Teoría de la Comunicación, emisor/receptor y medios/audiencia, se vuelve compleja al poder actuar la audiencia como medio y emisor simultáneamente a su papel de receptor. Al mismo tiempo, un medio-emisor (por ejemplo, kaosenlared, al que luego haré referencia), desempeña también el papel de receptor-audiencia (9). De ahí la propagación vertiginosa de los virus informativos.

En otras palabras, en la etapa anterior al acceso masivo a Internet, la dinámica de la comunicación de masas funcionaba con un esquema en el que una cantidad limitada de medios emisores, hacían llegar mensajes a millones de receptores. Internet permite que estos últimos se conviertan en emisores de mensajes, con el consiguiente efecto de multiplicación geométrica. Si a la vez los emisores en sentido convencional, distribuyen la información que les llega (en su nuevo rol de receptores) de esa audiencia convertida en emisora, -sin filtrarla de forma suficiente-, se llega entonces a establecer un feedback que potencia todavía más esa transmisión vírica. Esto es lo que ha sucedido con el famoso Decálogo, aunque hay más razones.

Debido al 'aparente' carácter antisistémico del texto, El Decálogo caló sobre todo en un tipo de personas que podríamos englobar genéricamente dentro de un perfil político de izquierdas. Determinados portales y sitios web actúan de faros de referencia especiales para este tipo de personas. Son lugares icónicos y todo cuanto se publica en ellos parece adquirir instantáneamente un revestimiento de verdad no cuestionada, excepto para las personas con un mayor nivel de competencia crítica. Podríamos decir que los textos y autores divulgados en tales sitios, llegan a actuar de documentos canónicos para estos sectores menos críticos, que son mayoría. Si en estos faros de referencia se cuela el virus informativo, la mentira o el error adquiere rango de verdad incuestionable para el gran público, debido a ese carácter icónico del medio.

En castellano, como en cualquier otro idioma, hay numerosas referencias que tienen esta cualidad de faros de referencia icónicos. La atribución del Decálogo a Chomsky, llevada a cabo en muchos de estos sitios web, ha contribuido enormemente a difundir el error. Ejemplos los tenemos en dos conocidos y populares portales de la izquierda política: kaosenlared y rebelion.org. Siendo referencias importantes para esos sectores de la izquierda más militante o activa, sorprende que todavía a día de hoy sigan ofreciendo el texto de las 10 estrategias como si fuese un documento escrito por Noam Chomsky, desempeñando un papel nada desdeñable en la difusión de este virus informativo.

Se incurre demasiado en el copia-y-pega de todo aquello que entra dentro de unas coordenadas ideológicas afines, sin contrastar fuentes. En ocasiones da la impresión que prima demasiado la carrera por la cantidad, por acumular material en las páginas del blog o del portal web, pasando por alto las normas elementales de contrastación y verificación de fuentes. También tiene que ver con la mentalidad del todo vale dentro de la crítica al capitalismo. Es como el cerdo: todo se aprovecha siempre que sea sabroso. Peligrosísimo boomerang porque no pocas veces se vuelve en contra, ya que nos conduce a situarnos en la periferia del análisis científico-crítico de la realidad social. 

Si antes hablamos de sitios icónicos, también tendríamos que hablar de autores o pensadores que tienen un valor icónico para el gran público, el cual tiende a ubicarlos en un plano pre-crítico o a-crítico: todo cuanto lleve la firma de un autor icónico (10), adquiere rango de verdad indiscutible. La vertiginosa propagación de la falsa autoría del Decálogo, ha tenido que ver mucho con esta cualidad icónica que tiene la figura de Chomsky para un amplio sector de la izquierda. Desde el momento en que aparece su nombre estampado en el documento, éste se convierte en texto canónico para muchos y, por lo tanto, no susceptible de ser cuestionado como verdad absoluta. El documento no habría tenido la misma difusión si desde el primer instante hubiese figurado el nombre de Timsit, o si en lugar de ser atribuido falsamente a Chomsky se hubiese atribuido a un desconocido.

Internet es una herramienta formidable de difusión de información, pero también de ocultamiento, aunque resulte una paradoja. Si antaño, el acceso socialmente limitado al conocimiento, era un problema generador de desigualdad social,  hoy en día el problema  ha adquirido una dimensión diferente. El exceso de información está alcanzando tal magnitud, que la dificultad se centra en la selección y en desarrollar competencias adecuadas para buscar y no perderse en un océano de información que puede llegar a ocultar

La marea posmoderna ha traído una devaluación del empirismo y de la metodología científica. El hecho de que la falsa autoría aparezca en muchos textos a priori científicos (artículos, comunicaciones y ponencias en congresos, etc.), es una prueba de ello. 

La forma en la que consumimos información deja mucho que desear y a menudo adquiere un carácter acrítico. Hace menos de un par de meses, en una facultad de Sociología de una conocida universidad pública española, hubo un grave problema con la primera promoción de alumnos del nuevo grado ajustado a las directrices de Bolonia, a la hora de evaluar el tribunal las memorias de grado. Prácticamente la mayoría de los alumnos habían recurrido a un plagio de copia y pega de textos de Internet que tan siquiera eran fuentes relevantes; incluso, en un porcentaje tristemente amplio, los alumnos se habían centrado exclusivamente en artículos de la Wikipedia. Todo esto a pesar de que el alumnado tenía acceso gratuito a magníficos fondos digitales de publicaciones científicas, incluyendo las más prestigiosas revistas del mundo en los principales idiomas. Significativo resulta que las memorias presentadas contasen con el visto bueno de los profesores que las habían dirigido. 

Cuento esta anécdota porque ilustra ese deterioro de la praxis científica que ha traído la posmodernidad. Y si eso ocurre en el ámbito académico, ¿qué podemos esperar que suceda con el gran público, con la gran masa social que se conecta a Internet, crea blogs y páginas web, actúa en ese nuevo rol de emisor de información..?


4. A modo de conclusión. Denunciar la manipulación manipulando.

Por el motivo anterior, decía al comienzo que en el asunto del fake que da lugar a esta entrada de nuestro blog, en realidad la falsa autoría no deja de ser una anécdota en comparación con su carácter como paradigma de problemas y aspectos más generales de la cultura digital y de las nuevas tecnologías de la información. La gran paradoja de la falsa autoría es que se pretende denunciar la manipulación manipulando, se busca visibilizar la mentira creando mentiras, reivindicar el talante crítico siendo acríticos. Comprobar, contrastar, citar fuentes... es algo que siempre debemos hacer.

Termino esta primera parte, con una cita de un texto que me ha gustado especialmente por su inmediatez y claridad, redactado en tono distendido. Luis Picazo Casariego, en su blog No sin mi bici (un bonito e interesante blog dedicado en principio al cicloturismo, pero que toca otras temáticas), al comentar el famoso fake de Chomsky, nos dice:
¿Pero qué coño pasa que nadie comprueba las fuentes en esta locura de copia y pega en busca de lectores o de aumentar el ranking en los buscadores? Estoy un poco hasta los cojones de currarme un blog, cuyos contenidos serán de mayor, menor o ninguna calidad, pero que al fin y al cabo me los trabajo, y luego ver cientos de sitios que lo único que hacen es copiar y pegar informaciones sin verificar absolutamente nada ni citar fuentes. Y ese es el gran peligro de Internet. He cogido este ejemplo porque me parece paradigmático. Se ha extendido como la pólvora un artículo que habla sobre manipulación cuando él mismo está manipulado en su autoría.
Cuando yo no tengo una entrada que publicar, porque sencillamente soy un poco vago, pues pongo un video simpático de youtube, hago una pequeña traducción de un artículo que considero interesante (citando la fuente obviamente) o escribo una gilipollez de mi cosecha y punto. Pero no se me ocurre hacer un copia/pega de algo, especialmente si está dando que hablar, sin verificar su autenticidad.
*   *   *



NOTAS


(1) Sarolta Bán es una artista húngara (nacida en Budapest en 1982-). Su obra fotográfica es de carácter surrealista y se basa en técnicas digitales de manipulación. 
(2) Importante: esta entrada del blog se publicó originariamente el 11 de febrero de 2013. Con fecha 14 de agosto de 2013, el texto ha sido actualizado y revisado, siendo objeto de algunas modificaciones que no afectan al contenido fundamental ni a la línea argumental raíz
(3) Deseo aclarar que el hecho de usar esta referencia por mi parte, no significa que comparta el análisis que hace Héctor Villareal sobre el famosos Decálogo. Creo que, en su crítica a las 10 estrategias, algunas de las objeciones que Villareal expone tienen su cierta solidez, mientras que otras las considero desacertadas y débilmente fundamentadas. Como ya indiqué, no deseo entrar en ese tema porque sería mezclar las cosas. Mi interés aquí y ahora, es la cuestión de la falsa autoría, las razones por las que se propaga en la Red y las consecuencias e implicaciones.
(4) Esta obra de Bricmont fue traducida al castellano por A. J. Ponziano Bertoucini y editada por la Editorial El Viejo Topo (Barcelona 2008) con el título Imperialismo humanitario. El uso de los Derechos Humanos para vender la guerra. Destaco un par de reseñas interesantes sobre la obra: la de Pascual Serrano en rebelion.org y la de Daniel Raventós en la revista Sin Permiso. También puede consultarse la entrevista que David Casassas y Yannick Vanderborght realizaron a Bricmont, publicada en esta última revista en su número 3.
(5) Chomsky publicó más tarde una adaptación de este prólogo, con el título "Humanitarian Imperialism: The New Doctrine of Imperial", en la revista  Monthly Review (2008, Volume 60, Issue 04 September). El artículo se puede consultar pulsando sobre el link.
(6)  Con Chomsky en 2009, publicó Raison contre pouvoir. Con él y más autores, en 2004 publicó De la guerre comme politique étrangère des Etats-Unis (junto a Howard Zinn y Frédéric Cotton) y  Occupy en 2013 (junto con Myriam Dennehy). Además de esto, Bricmont ha publicado bastantes cosas sobre los escritos políticos de Chomsky, siendo un conocedor exhaustivo de estos.
(7) Cita original: Comme ce texte me semblait être une simplification et une déformation de sa pensée, et que je ne trouvais pas son équivalent en anglais, je lui ai posé la question, pour en avoir le coeur net. Voici sa réponse: « Je n’ai aucune idée d’où cela vient. Je n’ai pas fait cette compilation moi-même, je ne l’ai pas écrite ni mise sur le web. Je suppose que celui qui l’a fait pourrait prétendre que ce sont des interprétations de ce que j’ai écrit ici ou là mais certainement pas sous cette forme ni en tant que liste. »
(8) Para interesados en el tema de la tergiversación en Internet, la entrada de este blog es un interesante ejercicio de rastreo de un bulo en la RedAccede AQUÍ a esta entrada del mencionado blog de Jair Palma.
(9) Véase AA.VV (2006): El fake en Internet y la crisis de la objetividad en los medios de comunicación, presentado en el III Congreso On line  Observatorio para la Cibersociedad. URL (vigencia 12-2-2013): 
www.cibersociedad.net/congres2006/gts/comunicacio.php?id=674 
En el momento de revisar este texto (agosto de 2013), esta URL ya no se encuentra activa. 
(10) Al hablar de autores icónicos se puede llegar a pensar que es lo mismo que cuando se habla de "autoridades" en el campo de la producción científico-intelectual. Todos sabemos que el llamado criterio de autoridad funciona entre el gran público como prueba de verdad, aunque esto no se acepte por parte de los convencionalismos científicos universales establecidos. Sin embargo, el carácter icónico incluye este valor de autoridad, pero también incluye otros rasgos en mi opinión. Conlleva una especie de fetichismo derivado del significado simbólico que tiene el autor para sus seguidores incondicionales, un áurea profética e iluminadora que provoca a una identificación pasional del fan con el autor más allá de lo racional y de la esfera crítica, implicando la cosificación del autor y el desprecio por el valor analítico de su obra.

14 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario y por tu correción que ya he colgado en la entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el post y vuestra advertencia, nosotros también caímos en el virus informativo y gracias a vosotros hemos rectificado. http://gritopolitico.es/victimas-de-un-virus-informativo/

    ResponderEliminar
  3. Jamas habia escuchado a Sylvain Timsit, pero la manera tan ¨elocuente¨ en que es denostado por quien escribe esta nota hace pensar al mas perspicaz, algo no pinta bien cuando pareciera que el unico fin que se persigue es desacreditar a una persona o una nota, pudo haberlo hecho directamente en la pagina que detecto, no lo cree?... no creo en la manipulacion en ningun sentindo y aca me parece obvio esa tendencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo bien lo que quieres decir cuando hablas de desacreditar.
      En cualquier caso, la verdadera manipulación, aunque sea inconscientemente y de forma no premeditada,es aquella que tiene lugar cuando no contrastamos las fuentes de información. Esto no es un tema sin importancia. Si los medios convencionales son capaces de manipular y de crear información falsa, ese problema en Internet se multiplica de forma alucinante, por lo que explico en el artículo. Este caso tiene un valor de paradigma de la propagación que puede llegar a tener un virus informativo (y por eso me ha interesado especialmente).
      Timsit no tiene culpa en todo esto. A mi no me gusta; creo que está como una regadera (por otras cosas que no tienen que ver con el decálogo). Pero no tiene culpa. La culpa es de aquellos que no contrastan. Y de acuerdo que la falsa autoría no tiene mayor trascendencia política, pero pensemos que hacemos lo mismo con noticias que sí la tienen. Lo vemos por ejemplo cuando se difunden informaciones falsas sobre conflictos y cosas parecidas. Creo que la forma en que consumimos información en Internet (en general podríamos decir), tiene el grave problema en que no la pasamos por filtros críticos (y la contrastación es uno de esos filtros).
      Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  4. Gracias por tu comentario en mi canal de IVOOX advirtiendome de este dato que desconocia hasta que ley tu mendaje. En cuanto confeccione otro audio para subirlo a mi canal y si no se me olvida, hare mencion a esto que ahora conozco. Gracias por avisarme, rectificar es de sabios... dicen. Saludos de Particuladedios.

    ResponderEliminar
  5. Excelente comentario. Aunque eso no quiere decir que yo esté de acuerdo en todo lo que dices. Percibo que en cierto modo, el analista perdió el rumbo y paso a convertirse en un alegato acerca de la verdadera propiedad de origen del autor de las " 10 estrategias de la manipulación política", que no es Noam Chomsky sino otro, un ignoto autor de poca monta, acreedor a una serie de evaluaciones calificativas: Un obsesionado de la ciencia ficción y otras teorías, como la reencarnación y religiones orientales. "Ideas que calan en las ideologías de izquierda, sorprendentemente en las académicos". Dices esas ideas son una "perogrullada" . Respeto tu derecho de opinión. Desde mi punto de vista, el tema centra sería la "manipulación política". En tu comentario hay algo de manipulación. Está bien señalar que no es Chomsky el verdadero autor, pero pienso que lo importante, a los efectos de los lectores, es aceptar o no que este texto tenga o no una influencia manipuladora en ellos. Quien sería el responsable de ese efecto causado por ese vicio mecánico o robótico del "copy y pega" sin verificar las fuentes que una vez que entra a rodar por las redes causa un efecto imparable y descontrolado. Que el periodista o quien sea que recibe paga por aportar ese escrito de referencia, podría ser un tema ético verificar la verdad de lo que está publicando, pero al lector común no le interesa. El caso es si está o no de acuerdo con lo que percibe acerca de lo que está leyendo y si es real para él; desea compartirlo con sus contactos y los reenvía. Las opiniones o ideas, por geniales que puedan ser, no son verdades ni ciencia exacta, son solo suposiciones y conjeturas que se pueden trasformar en verdad solo por vía del "acuerdo" de las personas involucradas. Si algo es real para mí y real para otros de mi medio ambiente inmediato, es real para todos y y para ese grupo es verdad. Y desde este punto de vista, la verdad es algo relativo respecto del grupo de que se trate. Así por ejemplo, el caso de la poligamia y la monogamia, es algo regional. En algunas regiones es legal y correcto y en otra es delito. Ni siquiera las ciencias exactas son valores verdades totalmente absolutas. (según Albert Einstein; Todo es relativo"). En los tiempos actuales es un hecho que existe no solo la "manipulación política" sino toda clase de manipulaciones y con diferentes fines. Muy pocos de carácter ético, moral y constructivos que persiguen una mejor supervivencia para la especie humana en el planeta tierra. Existe demasiada manipulación en sentido contrario, con propósitos egoístas, mezquinos e irracionales, que dependiendo de la condición y el estado mental o cordura en el individuo, tienen un efecto nefasto. Son manipulaciones que pueden llevar incluso a la propia destrucción. En política, una manipulación de la verdad o engaño que es lo mismo, puede llevar a que el ciudadano vote en su propia contra. Lo que los españoles llaman "tirar piedras a su propio tejado". El punto a debatir sería, ¿a quienes se puede manipular?. ¿como podemos defendemos de esas manipulaciones?. Es un hecho que no todo el mundo puede ser manipulado por nadie. Una persona en su sano juicio, que no está atorada en nada, prejuicios y creencias, que es autodeterminada, inteligente y aunque sea analfabeta es sabia y libre para pensar por sí misma y no por lo que dice otro u otros, no puede ser manipulada. Un ser cuerdo y libre adhiere o no a los conceptos de opinión enunciados en las 10 estrategias aludidas; sea quien sea el autor verdadero.
    El ser o no ser víctima de manipulación no depende tanto de otros sino de nosotros mismos, que como seres humanos cuerdos saben pensar por sí mismo, repito; y no actúan como una simple masa humana, como una marioneta que no piensa por si mismo sino por lo que otros dicen, admitiría ser arriado, manipulación de por medio; como ovejas a un corral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Soy el autor del artículo. Antes todo gracias por tu aportación e interés.

      En momento alguno me planteé entrar a valorar la cuestión del contenido del texto que dio a conocer Timsit en su día. De hecho así lo expreso al comienzo. Entre otras cosas porque es otro debate y obligaría a un tratamiento específico. Es verdad que puntualmente hago alguna alusión a contenidos, pero sólo para subrayar otras cosas. Creo que la cuestión de los contenidos es absolutamente marginal en el artículo. Intencionadamente me mantengo fuera de ese debate. Lo que me ha interesado y sobre ello escribo, es el tema de la falsa autoría y de cómo se convierte en un claro ejemplo de “virus informativo”.

      El interés que pueda tener este caso concreto, es que apenas es un ejemplo de dos cosas muy importante que menciono. A) Por un lado, del uso acrítico que hacemos de los recursos disponibles, con todos los peligros y riesgos que eso conlleva. Eso es una bomba y supone una "cultura" de consumo de la Red, que nos hace muy vulnerables precisamente a la manipulación. B) Por otro lado, de manera muy específica, me preocupa no ya el uso que pueda hacer el gran público, sino determinado sector vinculado al mundo académico que está obligado a observar unas normas de contrastación empírica de las que otros usuarios de los recursos de la Red están exentos. Que alguien “normal” atribuya el texto a Chomsky puedo entenderlo. Pero que un colega que se dedique a la investigación social lo haga, es una aberración inadmisible, ya que su condición le obliga a observar normas muy rigurosas en el manejo de fuentes documentales. Recuerdo una profesora de Periodismo de una universidad (creo que era de Colombia, pero no estoy seguro), que me decía “eres tú el que tiene que demostrar que no es de Chomsky”. Bueno, al margen de que creo que el tema está claro, lo alucinante es que alguien que se dedique a la investigación científica y a la docencia del Periodismo, dé una respuesta así, pasando por alto el hecho de que las normas universales de citación nos obligan a mencionar siempre la fuente original (de haberlo hecho, se habría dado cuenta del error). No deja de ser el argumento de muchos "creyentes" que dicen cosas como "eres tú el que tiene que demostrar que Dios no existe". Cuando estas cosas ocurren entre académicos, revelan un fuerte deterioro de la fundamentación empírica en la que se basa la Ciencia.

      A todo esto llegué un día que, escribiendo sobre manipulación mediática, necesitaba citar la referencia del texto y me volví loco porque veía que todo era un copia y pega y que no encontraba la fuente por ningún sitio; y que tampoco aparecía en las bibliografías de Chomsky en los sitios científicos. Buscando esa referencia imposible de encontrar porque era inexistente, fue cuando vi que era un “fake”.

      No dije que todas las ideas contenidas en el texto, sean perogrulladas, sino que Timsit combina algunas ideas con otras que sí lo son, en el sentido en que (como digo en el artículo) “ya tienen una amplia tradición y background” detrás. Lo mencioné sobre todo porque encontré opiniones que poco menos valoraban que esto fuese descubrir la pólvora o inventar la rueda, cuando ya está escubierta e inventada desde hace mucho.

      Aunque evito entrar en el debate, podría decir que la mayor parte de los puntos los considero válidos, sean o no perogrulladas algunos de ellos. Desde luego habría que matizar mucho algunos aspectos, porque la manipulación mediática no responde a patrones tan mecanicistas y simplistas como expresa Timsit, sino que son mucho más complejos. Luego, en el texto de Timsit, hay alguna cosa concreta que considero un desacierto y con la que no estoy de acuerdo. Pero esto ya es otro tema del que, como dije, no quise entrar.

      Gracias por tu colaboración. Un saludo :-)

      Eliminar
    2. Vigne me pareció interesantísimo el artículo aqui publicado..
      Hace algunos años teníamos que recurrir directamente a los libros elaborados por especialistas en el tema y cuyo contenido es el resultado de años de investigación, . actualmente, gracias a Internet, tenemos acceso fácil y rápido al conocimiento, lo cual me parece maravilloso, sin embargo, ese conocimiento no siempre es de la mejor calidad, por así decirlo, por lo que, si consumimos todo lo que encontramos en internet con un sentido totalmente acrítico, tenemos el riesgo de tomar como verdadera información distorsionada o totalmente falsa. Me pregunto que clase de conocimientos están recibiendo ahora mismo los niños en las escuelas, si su principal fuente de información es el Internet? Si la mayoria de sus tareas escolares consiste en "copiar y pegar" lo que encuentran en la red ?? Saludos y gracias por el artículo

      Eliminar
  6. "Como nos venden la moto"
    Noam Chomsky, Ignacio Ramonet
    tiene dos partes :
    -El control de los medios de comunicación --Noam Chomsky
    -Pensamiento unico y nuevos amos del mundo--Ignacio
    Icaria 1993

    ResponderEliminar
  7. Soy profesor universitario de comunicación en una universidad privada en Guatemala, me parece muy valioso lo que aquí se plantea, como tema de fondo y una serie de temas relacionados. Lo central es que, como en este mundo de locos vertiginosa velocidad, los usuarios de internet solo copian y pegan lo que aparece en la Red. Y si esto viene firmado por un consagrado como Chomsky los internautas le dan crédito, además porque el planteamiento de las 10 estrategias de manipulación, es corto, simple y sencillo en sus puntos de vista... hasta parece hasta divertido. Ese y otros similares han aparecido reiteradamente y cuando la gente ve que se repiten y repiten, le terminan dando validez. La web ha finalizado con la capacidad crítica de muchos, aunque no de todos. La simplificación es producto de este sistema de prisas y carreras de todos los días. Hablar de Chomsky es hablar de un consagrado y si tienes a la mano una presentación corta, simple y además con trasfondo ideológico y atribuida a una vaca sagrada, pues la compartes con todos tus amigos. Esta presentación de Chomsky, coincido con el autor del bolg, es pura manipulación sobre la manipulación. Cosas veredes amigos cibernautas...

    ResponderEliminar
  8. que importa quien es el autor del decalogo ta reweno es una buena denuncia de las practicas de dominacion de las clases dominantes,,,par mi ver este tipo trata de descalificar el contenido por cuenta seguro de los manipuladores de siempre detras de una jerga de dudosa intelectualidad...este decalogo antes de conocerloya lo habia pensado y sobre todo vivido en carne propia...simpre lo han echo asi el decalogo me parce una buena denuncia... a veces las cosas dichas de manera simple son las mas eficacces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "jerga de dudosa intelectualidad" XDDD Menudo "ilustre" estás hecho. No te has enterado de nada. La próxima vez trataré de explicarlo adaptado a una mentalidad de 7-8 años, a ver si así lo pillas.

      Eliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.