Aclaración importante

ACLARACIÓN. El blogdelviejotopo no está relacionado con la revista El Viejo Topo. Pese a utilizar también la metáfora "viejo topo" en el nombre, el blog es completamente ajeno a la revista, cuya dirección es www.­elviejotopo.­com / Sobre el significado del término "viejo topo" en la tradición marxista, consúltese http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2013/06/el-termino-viejo-topo-en-la-tradicion.html

domingo, 11 de octubre de 2015

La naturalización de la violación sexual. La otra cara de Pablo Neruda.



Mujer tamil de Sri Lanka. Ilustración: Manrique.


Hablamos de explotación, opresión, dominación... Pero a menudo los hombres, tienden a olvidar el plus de explotación, opresión y dominación que sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres.

El Pablo Neruda mítico.

Pablo Neruda está considerado como uno de los grandes poetas del siglo XX. En 1965 recibió el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford. Desde 1969 se convirtió en miembro honorario de la Academia Chilena de la Lengua y en 1971 recibía el reconocimiento internacional al resultar merecedor del Premio Nobel de Literatura. Apenas son algunos de los galardones y distinciones recibidos por Neruda.

Para la izquierda política, tanto chilena como internacional, la figura de Pablo Neruda ha estado revestida de una aureola muy especial. Defensor de la causa de la República Española, Neruda fue un antifascista y un comunista declarado y destacado, miembro del Partido Comunista de Chile a cuyo Comité Central perteneció. Para las elecciones presidenciales chilenas de 1969, el Partido Comunista lo designó como candidato, aunque posteriormente renunció para que Salvador Allende encabezase la candidatura unitaria de la Unidad Popular.

El recuerdo de Pablo Neruda habita sobre el pedestal que tanto la Literatura como la izquierda política ha levantado en su honor. Personalmente destaco mi predilección por su Canto General, poemario también muy conocido por la versión musical del griego Mikis Theodorakis (¿quién no recuerda la excepcional voz de Maria Farantouri en esta versión musicada?). 

Para la izquierda política, si hay un tipo de personajes que nos gusta elevar especialmente a lo más alto, quizás sean los poetas comunistas. Vemos y escuchamos en ellos la voz del Pueblo, de la revolución, el anhelo de la nueva sociedad que deseamos construir, sin explotadores ni explotados, sin dominantes ni dominados, de hombres y mujeres libres. Pablo Neruda ocupa, sin duda, un lugar destacado en ese parnaso rojo.

Una de las obras más conocidas de Neruda es su autobiografía, publicada en 1974 con el título Confieso que he vivido.  Son las memorias del poeta chileno. Nunca he llegado a leer la obra, salvo algunos fragmentos. Es el clásico libro que a lo largo de nuestra vida siempre ha figurado en esa lista de lecturas pendientes, y que van pasando los años y siguen estando pendientes.


El Pablo Neruda violador.

Hoy, a través de una compañera de Twitter, tuve conocimiento del contenido de un capítulo de estas memorias de Neruda, cuyo efecto fue el de provocarme una tremenda decepción, un rechazo visceral por alguien a quien había colocado sobre un pedestal. He leído con atención ese pasaje que es de carácter sexual, pero también otros en los que el poeta chileno da rienda suelta a un insoportable machismo al alardear como un gallito de corral de las mujeres que pasaban por su cama. Lo que llamamos un baboso.

En 1927, Neruda es nombrado cónsul de Chile en Ceilán (el actual Sri Lanka). Cuando al final de su vida publica Confieso que he vivido (1974), el poeta chileno describe con toda naturalidad cómo durante su estancia en Ceilán violó a una joven sirviente, a la que previamente había intentado seducir con regalos sin conseguirlo. El hecho está recogido en el capítulo que dedica a su vida en Ceilán (páginas 40 a 46). En la página 44 escribe Neruda:
Mi solitario y aislado bungalow estaba lejos de toda urbanización. Cuando yo lo alquilé traté de saber en dónde se hallaba el excusado que no se veía por ninguna parte. En efecto, quedaba muy lejos de la ducha; hacia el fondo de la casa.  
Lo examiné con curiosidad. Era una caja de madera con un agujero al centro, muy similar al artefacto que conocí en mi infancia campesina, en mi país. Pero los nuestros se situaban sobre un pozo profundo o sobre una corriente de agua. Aquí el depósito era un simple cubo de metal bajo el agujero redondo. 
El cubo amanecía limpio cada día sin que yo me diera cuenta de cómo desaparecía su contenido. Una mañana me había levantado más temprano que de costumbre. Me quedé asombrado mirando lo que pasaba. 
Entró por el fondo de la casa, como una estatua oscura que caminara, la mujer más bella que había visto hasta entonces en Ceilán, de la raza tamil, de la casta de los parias. Iba vestida con un sari rojo y dorado, de la tela más burda. En los pies descalzos llevaba pesadas ajorcas. A cada lado de la nariz le brillaban dos puntitos rojos. Serían vidrios ordinarios, pero en ella parecían rubíes. 
Se dirigió con paso solemne hacia el retrete, sin mirarme siquiera, sin darse por aludida de mi existencia, y desapareció con el sórdido receptáculo sobre la cabeza, alejándose con su paso de diosa. 
Era tan bella que a pesar de su humilde oficio me dejó preocupado. Como si se tratara de un animal huraño, llegado de la jungla, pertenecía a otra existencia, a un mundo separado. La llamé sin resultado. 
Después alguna vez le dejé en su camino algún regalo, seda o fruta. Ella pasaba sin oír ni mirar. Aquel trayecto miserable había sido convertido por su oscura belleza en la obligatoria ceremonia de una reina indiferente. 
Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia.
La joven a la que se refiere Neruda era de etnia tamil. El pueblo tamil habita en su mayor parte en el estado indio de Tamil Nadu, pero otra parte está asentado en el N. y NE. de Sri Lanka. Los tamiles cingaleses, opuestos al sistema de castas, mantuvieron una guerra durante 26 años  (de 1983 a 2009) contra el gobierno de Sri Lanka, para tratar de conseguir su independencia. Salvo en las zonas liberadas donde durante los años de guerra existió un gobierno tamil, los tamiles siempre han sido una especie de lumpen en Sri Lanka, ocupando los peldaños más bajos de la sociedad, los trabajos más duros y peor pagados y a menudo trabajando para los cingaleses como "criados", recibiendo un trato inhumano y despótico y siendo víctimas de abusos de todo tipo. En la época a la que se refiere Neruda, la situación de los tamiles era todavía mucho más marginal, en especial la situación de las mujeres que trabajaban como "criadas".

Neruda se nos revela, a través de este pasaje de sus memorias, como un vulgar y cabrón señorito que ejerce el derecho de pernada sobre una sirviente tamil, lo mismo que -por ejemplo- los señoritos españoles hacían con sus "criadas" antiguamente en muchas partes de España. Lo que Neruda llevó a cabo fue una violación sexual, aprovechándose de la superioridad de su status. Una violación que, además, dado el contexto social, estaba llamada a permanecer impune. El silencio de la joven estaba garantizado, pero aunque ella no hubiese guardado silencio Neruda habría salido impune y hasta es más que posible que ella hubiese sido víctimas de represalias.


Naturalizar una violación es lo mismo que su normalización social. La ética y el compromiso del artista.

Si la violación sexual es un hecho abominable sin paliativos posibles, la naturalización de la misma viene a legitimar y justificar socialmente la lacra. ¿Qué debemos entender por naturalización de la violencia sexual?

Naturalizamos una conducta cuando la presentamos como algo "natural", valga la redundancia. En el contexto de la dicotomía antropológica Naturaleza/Cultura, supone que tal conducta es presentada como algo inherentemente humano e inevitable, y por tanto comprensible, asumible, objeto de justificación. En otras palabras, naturalizar la violencia sexual supone normalizarla, dotarla de aceptabilidad social. El discurso machista sobre la violencia sexual está cargado de componentes que naturalizan/normalizan la lacra; cuando escuchamos tópicos nauseabundos como "ella lo buscó", "estaba provocando", "decía no, pero en el fondo quería decir sí", etc., se está normalizando este tipo de hechos (por tanto, se están naturalizando). 

Neruda naturaliza en sus memorias la violación sexual que llevó a cabo. Al hacerlo, el crimen pasa a ser doble: crimen por el hecho en sí, y crimen por su normalización. El artista, el poeta... debe ser un ejemplo ético para la sociedad. En este sentido, Neruda se nos muestra como un miserable machista, como un señorito que ejerce de violador. Nada más repugnante. La víctima es sometida a una doble violación: la que tiene lugar durante el acto sexual, y la que violación social que supone tener que vivir en silencio su impotencia y renunciar a cualquier forma de justicia. 

Más allá del hecho en sí, también resulta especialmente grave que se trate de un episodio que casi nadie ha considerado relevante mencionar. Un silencio que viene a reforzar esa naturalización/normalización de la violencia sexual ejercida sobre la mujer, su aceptación social o al menos la aplicación de atenuantes para favorecer al verdugo y machacar a la víctima.

Este episodio está recogido también por la artista Carla Moreno en su blog carlabms.wordpress.com En él aparece un comentario masculino que me parece muy sintomático, al pretender justificar y quitar importancia al tema. Reproduzco algunos fragmentos especialmente miserables:
[De Kenneth Ledger]. En su “relectura” de un fragmento de “Confieso que he vivido”, la artista Carla Moreno ha querido denunciar de modo satírico a Neruda, poeta-cónsul, como violador de una sirviente paria tamil en Colombo, Ceylán, hace más de 80 años (...). Es sabido que por esa época, un abrumado Neruda había roto con su difícil amante birmana Jossie Bliss, que lo celaba y amenazaba (...). También reconocía, a la sazón, estar agobiado por deudas, aislado y hastiado del clima, aficionarse al alcohol y al opio, inclusive. Desencantado de sus lejanas amadas chilenas era, entonces, promiscuo con las locales (...). Pero, no saquemos conclusiones apresuradas. Neruda asevera al inicio de sus remembranzas: ”Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros”. David Schidlowsky ha opinado:”Las memorias del poeta escritas cerca de treinta años más tarde, parecen mezclar los hechos reales con la ficción literaria (“Neruda y su tiempo 1904 – 1949”)”. Y aunque se creyese el relato como fidedigno sin atisbo de invención, no se aprecia allí, por ejemplo, voluntad de la víctima plenamente forzada, ausencia de discernimiento o resistencia ante el ataque. Faltan los “sucios” detalles, los testimonios, denuncias y documentos que permitan certezas.
¡Pobre Neruda!, viene a decirnos este señor llamado Kenneth Ledger. El pobre Neruda andaba deprimido y agobiado... ¡y claro!, ya se sabe, en tales circunstancias violar a una mujer es una cosilla que debemos entender y no darle importancia. Además ya pasaron 80 años y a quién le importa lo que sucedió hace tanto tiempo. ¿Y además, cómo sabemos que fue verdad? Encima no se aprecia "resistencia ante el ataque. Y los sucios detalles, testimonios, denuncias, documentos... ¿dónde están?, no existen, no hay pruebas... Es lo que viene a decirnos el autor del post. Personalmente considero que hay que ser un miserable machista para escribir semejante comentario, que viene a justificar la violación sexual contra una mujer. En el colmo de su cínico machismo, Kenneth Ledger utiliza como argumento exculpatorio final el hecho de que Neruda de adolescente había "sufrido abuso sexual por parte de una mujer casada". Sin duda vomitivo argumentario, ya que esta relación a la que se refiere el comentarista sí fue una relación consentida y deseada, y equiparar la lógica timidez inicial del muchacho que se inicia en el sexo con el "abuso" es todo un ejercicio de cinismo y manipulación, sobre todo porque ese falso abuso lo utiliza como motivo exculpatorio de la violación sexual que Neruda comete años más tarde, ya de adulto.


La bipolaridad axiológica en la izquierda.

No hace muchos años (en 2010), todos nos rasgamos las vestiduras cuando el facha y machista de Sánchez Dragó presumió de haber tenido sexo con dos niñas japonesas de 13 años. En la página 164 del libro que Sánchez Dragó escribió con Albert Boadella, Dios los cría...: y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción, confesaba Dragó: 
"En Tokio, un día, me topé con unas lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda... Tendrían unos trece años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba".
Ante el escándalo que se originó, Sánchez Dragó salió por la tangente, intentando rectificar, apelando a que la narración estaba "literaturizada" y otras pamplinas que no le colaron. El caso es que toda la izquierda en aquel momento se le echó encima y con toda la razón. 

Me pregunto hasta qué punto la parte más farisea de esa izquierda (mayoritariamente hombres), está dispuesta a aplicarle a Neruda el mismo juicio sumario. ¿O será que Pablo Neruda, por haber sido comunista y haber sido quien fue, merece un trato especial? ¿Debemos mirar para otro lado simplemente porque fue uno de los nuestros? Reconozcamos que entre el izquierdismo abunda la bipolaridad axiológica y, en función de quién se trate, aplicamos un trato diferente. 

La violencia de todo tipo que sufre la mujer en el mundo en el que vivimos, que viene a incrementar la violencia sufrida en función de la clase social y raza, (Angela Davis, Mujeres, raza y clase), otorga actualidad a este tenebroso pasaje de la vida de Neruda. La violación de la joven tamil en 1927 adquiere una significación actual, un valor de presente. Como actual y presente es el machismo desde el cual se relativiza y naturaliza la violencia sexual. Si justificas o defiendes a un violador, te conviertes en cómplice. Luchar por la emancipación de la clase obrera y no luchar al mismo tiempo por la emancipación de la mujer, supone raquitismo político y moral, y a menudo un ejercicio de hipocresía masculina.

Aquella joven tamil, cuyo nombre tan siquiera se preocupó en conocer Neruda (sin nombre, equiparada a la condición de no-persona) es un símbolo atemporal de la mujer oprimida, explotada y violentada en cualquier rincón del mundo. Oprimida, explotada y violentada por su clase, por su raza... y por su género.

Pablo Neruda: yo te acuso y te condeno a mi desprecio. Confieso sentirme decepcionado.

@VigneVT

Nota. Quien no disponga de la obra Confieso que he vivido, puede descargarla en pdf pulsando en el enlace del título.


72 comentarios:

  1. Nunca entendí la realización del acto sexual con una persona que no lo desea. Mismo existiendo consentimiento formal, la percepción del no deseo en el otro me parece motivo suficiente para rechazar la posibilidad de una relación sexual. Si la práctica de la sexualidad, en una cultura sana, debiera pivotar sobre la complicidad de compartir, cabría esperar que la unilateralidad del deseo fuese un factor de inhibición sexual. Sin embargo esto supone ir bastante a contracorriente, en una cultura en la que las personas resultan cosificadas. En el fondo esto no deja de ser una expresión de la cultura del capitalismo que nos convierte en mercancías, en objetos, cosas, cuerpos sin alma, en consumo de usar y tirar...

    Si a la incomprensible práctica del sexo basado en el deseo unilateral, le quitamos ese consentimiento formal o aparente que acabo de mencionar, y lo cambiamos por el no consentimiento, entonces estaremos ante una de las peores formas de violencia que puedan existir: la violación sexual.

    En nuestro país algo se ha avanzado en relación con la lucha contra esta lacra. Desde luego, se ha avanzado bastante menos de lo que pensamos o nos gusta pensar, pero es indudable que se ha dado un avance (insuficiente). Recuerdo, cuando era joven, en la década de los años 80, haber leído en una ocasión que apenas el 20% de las violaciones que sufrían las mujeres eran denunciadas, lo que suponía en un 80% de los casos la absoluta impunidad del violador. Básicamente ha sido la lucha del movimiento feminista (desgraciadamente poco comprendido por los hombres, pero también por ciertos sectores de mujeres), quien consiguió ir mitigando esta terrible lacra. Una lucha que ha tenido su reflejo en los cambios experimentados en las leyes: antes de la reforma del Código Penal, solo la violación vaginal se consideraba violación; tampoco se consideraba delito sexual, sino un delito contra el honor, motivo por el cual la violación a una prostituta no se reconocía como tal al presuponerse la ausencia de honor en la mujer. A los más jóvenes esto les puede parecer delirante, pero ha ocurrido hasta hace dos telediarios. Sin duda hubo un avance, aunque en mi opinión actualmente estamos retrocediendo de manera peligrosa y preocupante.

    ResponderEliminar
  2. FE DE ERRATAS.-
    Durante los primeros 15 minutos de publicación, en tres sitios aparecía el nombre de "Cernuda" en lugar de "Neruda". Obviamente era un error, motivado quizás porque Cernuda es uno de mis poetas favoritos, al que tengo en mente con mucha frecuencia. Est quizás provocó que en el automatismo de la escritura, "mentalmente" me saltase el nombre de Cernuda, provocando este lapsus imperdonable.

    ResponderEliminar
  3. Desmitificar es duro. Tan duro como necesario.
    Porque la verdad es revolucionaria. Aunque no lo parezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te aseguro que me llevé una profunda decepción y un disgusto. Lo tenía sobre un pedestal :-(

      Eliminar
    2. A ninguna persona se la debe mitificar, es un error demasiado reiterativo de los seres humanos.

      Eliminar
  4. Yo creo que Neruda estaría de acuerdo con este artículo que has escrito y que era consciente de lo que hizo. Las dos frases del final del texto son muy gráficas: "Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia." Creo que esas dos frases transmiten conocimiento y arrepentimiento.

    Me pregunto. ¿Este hecho deleznable deslegitima todo lo que fue Neruda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que fue como poeta no, lo que fue como persona lo califica, y nada bien.

      Eliminar
    2. En realidad, ayuda a comprender quien fue.
      Ayuda a comprender mejor su poesía. Comprendiendo su vida.
      Hace años -muchos- veía el arte como algo independiente de su autor. Dependiente de mi mirada al interior. Porque el arte te mira por dentro.
      Hace años; porque ahora creo que el arte no es independiente de su autor.
      No es que interprete mi forma de ver el mundo; es que yo paso el arte por mi tamiz.

      Eliminar
  5. Vigne, por esta entrada te doy las gracias con este poema de Miriam Reyes

    Soy lo que no entiendes
    y simplificas
    lo que no puedes cambiar
    y limitas
    lo que necesitas
    y humillas.

    Por más que te obedezca
    no hago lo que deseas.

    Por más que me anules
    te lastimo.

    ResponderEliminar
  6. Cuando Carla Moreno publicó un artículo parecido, lo colgó en su Facebook, donde han ido apareciendo toda una serie de comentarios y debates: pueden seguirse en:
    https://www.facebook.com/carlamorenopinturas/posts/674716069330981:0

    ResponderEliminar
  7. También no tienen desperdicio los comentarios que aparecen en:
    http://www.theclinic.cl/2015/10/01/encuesta-top-fue-neruda-un-violador-confeso/

    ResponderEliminar
  8. Yo también me decepcioné un poco con Neruda cuando leí el libro a principios de los 80;pero pensándolo friamente despues,llegué a la conclusión de que ante el sexo,son muchos los grandes hombres que han sucumbido a lo largo de la historia. Algo tendrá que ver la naturaleza en esto;tan distinta en los machos y las hembras, sean seres humanos o animales no racionales.No estoy justificando la violación, -la cual condeno-sino constatando un hecho real.De todas formas, no estaría mal que nos desprendamos del culto a los grandes hombres y mujeres, porque en el fondo, todos tenemos nuestras debilidades, nuestro lado oscuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. La violencia que ejercen muchos hombres contra las mujeres se explica desde la impunidad, el privilegio y la convicción de que tienen el derecho de tomar los cuerpos de mujeres. Aunque desde el determinismo biológico se ha intentado justificar estos actos, jamás se ha aportado evidencia científica, ni desde la Biología ni la Antropología. Al contrario, autoras como Kate Millet, han aportado evidencia sobre el origen de tida violencua de género y desigualdad en el patriarcado, que coloca al hombre en una posición privilegiada de poder.

      Eliminar
  9. Ni entiendo ni justifico en ningún caso la violación o el abuso sexual. Merecen la condena legal y moral, sean de la ideología que sean.
    Como tampoco la prostitución. Cada cual con su cuerpo que haga lo que le apetezca, pero vender el cuerpo me parece una bajeza. Y no digamos explotar a personas para que ejerzan la prostitución.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que nos habremos repasado mas de una vez, el Manifiesto del Partido Comunista, sobre el matrimonio burgués y su significado económico, supongo que conoceremos la vida y escarceos de los viejos personajes de la intelectualidad, generación del 27 y tantos otros notables que los hemos tenido calificados como dioses, por que en algún momento, estuvierón decantados con la causa republicana o de la izquierda en general, puedo decir en mis escasos conocimientos, que a menudo hemos cometido graves desatinos en nuestra apreciación sobre las personas de carne y hueso, personas en este caso, hijos lejítimos de la sociedad burguesa y bien burguesa amigos, que certificado de inmaculinidad puede tener un intelectual burgués, por su compromiso relativo con el Partido Comunista de Chile, u otras causas generales de la lucha política o social, la sociedad burguesa de donde venimos y vivimos, nos ha imprimido sus valores y prejuicios y mientras no seamos capaces de derribar esa sociedad y construyamos otra donde su base sea el trabajo y no el capital, esperar actos de purificación de personajes tan elevados de categoria pública e intelectual, no les libera de los prejuicios burgueses como a todo vecino, no culpemos a Neruda de unos actos muy comunes en las relaciones de propiedad burguesas, en todo caso debemos desprendernos de nuestra influencia idealista muy dada a poner en los pedestales a personajes que hemos idealizado. No hay dioses ni tribunos, ni derechos sin deberes, nosotros mismos realicemos el esfuerzo.... Soy alguien que se fué curando de espanto entre mis esfuerzos de autodidacta. Yo reclamo los valores que representarón la intelectualiad de aquellos y otros tiempos, pero la clase obrera, tiene méritos para ser reconocidos, pero los pedestales son para los dioses. Salud y Revolución Socialista. Venceremos!!!

    ResponderEliminar
  11. Soy un viejo, leí Confieso que he Vivido hace más de treinta años, y en ningún momento entendí, ni deduje del texto, que Neruda hubiese cometido violación. Releído hoy el texto, tengo idéntica impresión. La mujer tiene una actitud pasiva, se limita a consentir (se dejó conducir), muy probablemente no desea pero se presta. Ahora bien, que estas cir unstancias se puedan considerar "violación" es cuando menos dudoso. No es que me resista a desmitificar a Neruda, se me han caido ya demasiados mitos. Es que me parece injusto utilizar un término inapropiado, sea para Neruda, sea para otro.

    Evidentemente, no se trató de un acto de seducción. Pero eso no equivale a violación. Muchos hemos tenido trato sexual con una mujer que simplemente se prestaba por aprecio o amistad, pero que experimentaba escaso o nulo placer. Y no cometíamos violación. Simplemente, no actuábamos en el mejor contexto posible. Hay mujeres que se prestan incluso por compasión ante un célibe irredento. No es lo ideal, es evidente, pero NO es violación. Creo que la memoria de Neruda, por no decir la justicia en general, necesita esta puntualización.

    Es más, me pregunto si no hay en esta crítica otro indicio de machismo, de un tipo diferente. El de querer DICTAR a las mujeres qué condiciones tienen que darse para que les "autoricemos" que den su consentimiento a una relación íntima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada palabra de este comentario es tan profundamente machista que no necesita contestación. Se retrata usted solo.
      Nuria

      Eliminar
    2. Repugnante y retorcido señor anónimo de las 14:48 de ayer.

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo con que el comentario del señor anónimo es machista y repugnante. Neruda también fue para mí uno de mis poetas y personajes de culto y al igual que otras personas, me encuentro decepcionada, el SI abusó precisamente de su posición de poder, era el amo y no es justificación ninguna que esto fuese una costumbre en esa época, faltaría más!

      Eliminar
    4. Hay violencias sexuales muchísimo más graves que la cometida por Pablo Neruda, y mantenidas en secreto. Neruda al menos la dio a conocer, ya que se la podía haber callado como pasa con el común de la trata de mujeres, o mismo de la prostitución legal, en las que se efectúan actos de sometimiento sexual todos los días y masivamente. El ensañamiento contra Neruda me parece parte de una campaña anticomunista del catolicismo conservador, que comete actos peores y encima los mantiene ocultos.

      Eliminar
    5. Resp a Juan Chaves.----------
      -- "Hay violencias sexuales muchísimo más graves que la cometida por Pablo Neruda" - Hay que tener mucho cuidado con esos argumentos, porque viene a suponer que como hay casos mucho más graves vamos a mirar para otro lado y a disculparlo. Yo quisiera saber si aplicaríamos ese argumento en el caso de que nuestras madres, hijas o esposas fuesen violadas. Ninguna violencia sexual puede justificarse apelando a eso.
      -- "Neruda al menos la dio a conocer". No te equivoques: Neruda lo contó porque en su repugnante machismo tan siquiera se le pasó por la cabeza que estuviese cometiendo una violación. El caso de Neruda es un ejemplo de cómo muchísimos hombres "naturalizan" la violencia sexual. Y precisamente para luchar contra eso, el caso de Neruda viene bien porque no es un personaje cualquiera.
      -- "El ensañamiento contra Neruda me parece parte de una campaña anticomunista del catolicismo conservador" -- Estás errado. Primero porque con Neruda el anticomunismo se ha enseñado, efectivamente, pero no por esto sino por otras cosas y ahí los q somos comunistas lo defendemos. Pero defenderlo con esto otro, no. A ver si ahora porque se trata de Pablo Neruda vamos a pasarle este tipo de cosas.
      --
      Un comunista no puede defender cosas indefendibles, solo porque Neruda 'es de los nuestros'. Y precisamente porque es de los nuestros debemos ser los primeros en censurar esa faceta de Neruda, que no empieza y termina con el episodio narrado. Neruda tendrá muchos méritos literarios y políticos, al menos para los que somos comunistas, pero hay facetas que no podemos ocultar: por ejemplo que era un repugnante machista y un burgués bastante clasista en privado, por muy comunista que fuera. Esto último me lo puedo callar y comentarlo solo en privado con camaradas, pero lo primero no podemos callarlo. Neruda hizo de señorito ejerciendo "derecho de pernada" sobre una "criada". Y lo siento, pero tales cosas no se pueden callar ni ocultar. Por otra parte, toda esta polémica lo que ha sacado a la luz es todo el machismo que hay en la izquierda y en el movimiento comunista, que hay mucho más de lo que pensamos.
      Defender al Neruda escritor y al Neruda político, pasa por reconocer sus muchas sombras en otras facetas, de manera crítica. Si no lo hacemos nosotros lo harán nuestros enemigos, y será peor.
      Por último, creo que debemos trascender la historia concreta de Neruda y este episodio. ¿En qué sentido lo digo? Pues por la reflexión de conjunto que a mí me sugiere y que va mucho más allá de la historia de Neruda: hasta qué punto los hombres hemos naturalizado en el pasado situaciones de violencia sexual de manera que hemos llegado incluso a normalizarla socialmente. Tanto que han tenido que pasar un montón de años hasta que alguien dijera '¿os dais cuenta de lo que Neruda escribe aquí, en esto que todos hemos leído y que todos hemos callado?'. ¡Claro! Es que los hombres hemos estado siempre naturalizando y normalizando muchas formas -cuando menos, muchas formas- de violencia sexual. Y a partir de esa reflexión pretérita, el poder preguntarnos: ¿acaso no seguimos hoy en día naturalizando y normalizando muchísima violencia sexual existente contra las mujeres? Pero fíjate que al plantear esto hemos trascendido ya el caso de Neruda, para interrogarnos por un problema mayor. Hemos pasado de lo particular y lo concreto, a una dimensión del problema de mucho más alcance. Por eso me interesó el caso concreto mencionado, porque nos permite saltar a otro nivel más general del problema.
      ¿Que los anticomunistas van a utilizar esto? ¡Pues bueno! Pues es inevitable y si queremos combatir con eficacia la leyenda negra sobre el comunismo, ni debemos mitificar a nadie ni debemos justificar lo que no tiene justificación.

      Eliminar
    6. Fue un violador, y a su vez, aunque muchos lo nieguen, fue un genio en la poesía, y más de alguno cree que es un gran hombre, por su conciencia y por su imagen social. No justifico lo que hizo, pero tampoco puedo sancionar su imagen. Así como Hitler fue un tirano con sangre entre sus manos, fue la primera persona en la historia en darle derechos a los animales, y así, como Neruda violó a una mujer, fue el mayor exponente en la poesía en el siglo XX. Algunos estarán decepcionados y están en su derecho de estarlo, yo también lo estoy, pero como crítica de su vida y de los que algunos también han hecho, como acosar a alguna persona en la escuela o ser miserable con gente de escasos recursos a sus alrededores, al fin de cuentas, puede que ninguno de nosotros sea recordado en ese modo. Neruda fue (para no decir el mejor) uno de los grandes poetas chilenos, y así será recordado para siempre en la memoria de nuevas generaciones. Probablemente este suceso quede en el olvido, y con lamento, puede que no cause ni un misero cambio en la sociedad que conocemos.

      Eliminar
  12. Comparto la opinión de Javier, en las frases últimas se intuye arrepentimiento. De todos modos es un acto despreciable y que no tiene disculpa. Me parece correcto que desprecies su figura por ello. Duele reconocerlo porque los comunistas vivimos en la constante demonización y el menosprecio de nuestra historia, y que se caiga uno de los mayores mitos es lo que nos faltaba.
    En mi caso personal reconozco que me cuesta mucho evitar algunas actitudes machistas o sexistas e incluso homófobas. Procuro evitarlas pero no es fácil "desaprender" esas ideas en las que te has criado. El primer paso -dicen- es reconocer que se tiene un problema.
    En cuanto al comentario que pretende distinguir entre una violación y una relación aceptada a desganas, sólo decir que me parece poco acertado. Media un mundo entre un acto sexual realizado de igual a igual aunque sea sin deseo, y un acto sexual realizado con otro aprovechando que se encuentra en inferioridad de condiciones (inferioridad económica, social, mental, de edad o de cualquier tipo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que "media un mundo", señor Rojas, entre la actividad sexual mutuamente consentida y la meramente tolerada. Pero lo que está en debate no es si media un mundo o medio mundo, sino algo muchísimo más terrible: si Pablo Neruda cometió o no el nauseabundo y gravísimo delito de violación. Y con esto no se juega. No hay que escatimar matices.

      Eliminar
  13. Vayamos a los hechos firmes y sólidos. Mi concepto de violación es el concepto penal de violación. Es decir, entiendo por violación lo que un juez entenderia por ese término. Y estoy absolutamente seguro de que ningún juez en su sano juicio condenaría como violador a quien se comporta como se comportó Neruda. Ya he dejado claro, (comentario de las 14:48) que no se trató de una relación entre iguales (¿cuándo lo son?) y que los condicionantes sociales de la mujer subordinada sin duda pesaron. Pero los condicionantes siempre pesan. Una prostituta en su trabajo ¿está siendo violada? La que se casa por motivos económicos ¿está siendo violada? Recuerdo de la biografía de Bertrand Russell que su madre permitía al preceptor de filósofo por compasión tener relaciones sexuales con ella. Sólo forzando el término hasta sl absurdo podrían considerarse como "violaciones" todas estas situaciones, evidentemente insatisfactorias, pero NO de fuerza ni de imposicion.

    Por eso me parece una responsabilidad terrible publicar el cuadro "CONFIESO QUE HE VIOLADO", con la imagen de Pablo Neruda, cuando el asunto es, cuando menos, turbio y discutible. Para mí, insisto, si un juez sentenciaría, como creo que es el caso, que no se trató de violación, entonces Neruda no violó a nadie. Tuvo un comportamiento poco admirable, desde luego, no muy edificante. Pero no fue un violador.

    La respuesta del Anónimo de las 16:34 para mí solo evidencia hasta qué patéticos extremos de simplismo, ramplonería intelectual y maniqueísmo puede llevar el pensamiento único. La realidad presenta una cosecha mucho más extensa y variada de situaciones que las que le permiten sus esquemas, señor Anónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que en el delito tipificado que no ocupa no cabe hablar de "hechos firmes y sólidos" mientras la cifra oscura continúe siendo tan alta.
      Las sutilezas atenuantes no nos llevarán a ninguna parte.

      Eliminar
    2. Rectifico: .... el delito tipificado que nos ocupa ...

      Eliminar
    3. (1/2) Honestamente, escuchando comentarios como los suyos... hasta siento vergüenza de ser hombre. No lo tome a mal. Solo espero y deseo que algún día los varones se liberen de ideas como las que expresa y que son más terribles de lo que pueda parecerle. Se lo digo con todo mi respeto y queriendo pensar que la educación recibida pesa. Me había propuesto no intervenir en los comentarios, pero alguien debe puntualizarle algunas cosas. Lo haré en 2 comentarios.
      1º) No debemos mezclar churras con merinas. Estamos hablando de violación y usted mete por medio la prostitución, una lacra que siendo detestable no es una realidad plenamente "idéntica" a la violación. Y aunque podríamos discutir si es una forma de violación o no (y hay argumentos para sostenerlo), sería entrar en otro debate y no voy a entrar en ello para no desviar la atención de lo importante.
      Tampoco debemos meter por medios relaciones no deseadas pero consentidas. En su primer comentario usted dice: "Muchos hemos tenido trato sexual con una mujer que simplemente se prestaba por aprecio o amistad, pero que experimentaba escaso o nulo placer". ¡Hombre, inferir "amistad" o "aprecio" en este caso, es mucho inferir, ya que el propio Neruda reconoce que la joven tenía motivos para odiarlo. Por tanto, no me salga por ahí.
      Por otra parte, al principio, en el primer comentario, aclaro que yo personalmente no entiendo el sexo consentido pero no deseado (sea por amistad, compasión, interés personal o lo que sea). Pero es mi escala personal de valores, es mi moral, y por tanto soy nadie para juzgar a una persona que tenga actividad sexual CONSENTIDA con otra sin que haya deseo. Allá cada uno. Pero insisto: ese no es el caso del suceso que estamos hablando, ya que usted confunde PASIVIDAD con CONSENTIMIENTO.
      2º) Se refiere usted a la jurisprudencia en la España actual . Me temo que desconoce cómo ha ido cambiando la jurisprudencia al respecto. Hay un montón de circunstancias que pueden llevar a una mujer a adoptar pasividad en una agresión sexual (violación), desde miedo a represalias y consecuencias a bloqueo psicológico pasando por un sinfín de factores que usted prefiere no considerar, pero que sí son tenidos en cuenta en la actual jurisprudencia. Y esto se recoge hoy en día (anteriormente no). El art. 178 del CP habla de "intimidación", que necesariamente no tiene porqué ser que a uno le pongan un cuchillo en la garganta. Parece que para usted, una mujer violada para que sean reconocidos los hechos debe haber sido previamente molida a palos. Si usted no reconoce en los hechos intimidación, o es por ignorancia o es por ceguera premeditada.
      En el art 180 del CP se contemplan además las distintas circunstancias agravantes. La circunstancia agravante 3ª contempla "Cuando la víctima sea especialmente vulnerable, por razón de su edad, enfermedad, discapacidad o situación". En este caso sería la SITUACIÓN. La circunstancia agravante 4ª habla de "Cuando, para la ejecución del delito, el responsable se haya prevalido de una relación de superioridad o parentesco (...)": en este caso actúa la relación de SUPERIORIDAD. El artículo 182 alude a: "El que, interviniendo engaño o abusando de una posición reconocida de confianza, autoridad o influencia sobre la víctima (...)", de aplicación también pues en este caso.
      Y no sigo... Por tanto, tan siquiera con esas.

      Eliminar
    4. (2/2) Conociendo lo que es la realidad de los tamiles que viven en territorio cingalés... Desde luego hoy en día están mal (lo que yo conocí), pero en la época colonial su situación era todavía mucho más terrible y, en concreto, la servidumbre doméstica era casi equiparada a la condición de esclavos. Es impensable que una "criada" tamil de esa época, empleada en la casa del cónsul (Neruda), un hombre "blanco" y poderoso, encontrándose con que éste la agarra y la echa sobre la cama..., es impensable que se resista y que adopte una actitud que no sea la de la resignación, que para usted significa "que se presta" (¡válgame dios!). Y por mucha pasividad que hubiese, eso no quita para que no sea una violación en toda regla. No confunda usted pasividad con consentimiento.
      Eso mismo que hizo Neruda es lo que antiguamente hacían los señoritos. ¡Claro, como es Neruda... es diferente! ¿Verdad?
      Esto pasa a diario en buena parte del mundo. Conozco casos concretos, tanto en el sureste asiático como en África. Hombres poderosos que, amparándose en su status de superioridad y dominio y en el status de inferioridad y miedo de la víctima (sobre todo cuando se trata de servicio doméstico), fuerzan el acceso carnal con mujeres sabiendo que desde el primer momento se resignan por miedo y adoptan la pasividad de la que Neruda habla. Y cada vez que he conocido un caso de esos, me he cagado en todos los muertos del cabrón de turno (perdón por mi lenguaje) , porque eso es VIOLACIÓN.
      Me parece moralmente censurable tratar de exculpar a Neruda o de restarle gravedad a los hechos, porque al hacerlo estamos justificando a todos los violadores actuales que, en circunstancias equiparables, violan a mujeres. E insisto una vez más: no confunda usted PASIVIDAD con CONSENTIMIENTO. Son cosas distintas, ya que lo primero puede estar inducido por factores muy diversos sin que signifiquen consentimiento. Si no somos capaces de entender esto, entonces nos estamos moviendo en niveles de miseria humana..

      Eliminar
  14. Acto despreciable y condenable en grado sumo; aunque algún comentario al conocerlo se decepcionara solo 'un poco' y 'que algo tendrá que ver la naturaleza' (sí, como el capitalismo, la agresividad...Ay, esto de los genes) y otro se refiera al 'entreguismo' de la otra parte, olvidándose de las relaciones de poder. Lo cierto es que en la izquierda la opresión de género, tan o más importante que la de clase, no se afronta como debiera.

    ResponderEliminar
  15. Es muy importante matizar, diferenciar y poder decir: Pablo Neruda cometió un acto mezquino y despreciable; pero nunca incurrió en el delito de violación. Nunca forzó a una mujer (otro nombre muy gráfico y expresivo de dicho delito).

    A mí me tranquiliza mucho poder afirmarlo y estar seguro de que el señor Vigne, el señor Gabi, la señora Nuria, el señor Rojas y yo mismo, no tenemos por qué bajar a Neruda de su pedestal, merecido como comunista y como poeta.

    Cometió un error, cometió varios (recuérdense las acusaciones infundadas al cónsul Morla Lynch). Pero al menos yo nunca lo había idealizado tanto como para suponerlo incapaz de cometer errores.

    ResponderEliminar
  16. a muchos enseguida les sale el violador potencial que llevan dentro

    ResponderEliminar
  17. No se discute el concepto jurídico de violación, que en cada cultura adopta unas maneras precisas y que evidentemente en la época, el lugar y las circunstancias, no hubiera tenido castigo porque tampoco existía delito.
    ¿Podemos deducir de esto que Neruda "no ha cometido violación"? La violencia está presente de antemano por la posición que ocupa cada uno de ellos en la escala social, en la "obligación" de la criada de aceptar lo que pida el amo. Está claro que además del relato se desprende la falta de una verdadera voluntad o intencionalidad de la víctima de mantener esa relación. Hubo violación en el concepto que aquí y ahora se entiende por ello.

    ¿Queda anulada la obra de Pablo Neruda como escritor, su actitud como comunista?
    Rotundamente no. Su obra y sus ideas permanecerán, por mucho que como ser humano se pueda equivocar en sus actos personales.
    En todo caso ¿habremos de negar la posibilidad del arrepentimiento? ¿hay algún crímen, por horrendo que sea, al que le neguemos esta posibilidad? Si estamos dispuestos a ser "hombres nuevos", habrá de ser sobre las cenizas de nuestro horrendo pasado.

    Sí. Para mí también ha sido la constatación de que no todo es tan puro como parece. Pero contaba con ello, porque yo soy el primero que no es de color blanco inmaculado.

    Saludos, de @inxtu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inxtu. Es una alegría encontrar un comentario tuyo en nuestra humilde trinchera :-)
      Yo también soy partidario de separar mensaje de mensajero. A veces he encontrado ideas muy valiosas escritas o expresadas por personas que pueden ser susceptibles del rechazo social o político, y al utilizarlas o darles difusión siempre hay gente que dice: cómo citas a mengano o a mengana si era tal o cual cosa... Pues precisamente porque separo ambas cosas. Si una idea o un contenido es válido, la identidad del autor no le resta validez; como mucho puede servir de elemento contextual para interpretar mejor el contenido, pero nada más.
      No seré yo quien niegue la posibilidad del arrepentimiento. ¿Se produjo en el caso de Neruda? Teniendo en cuenta que la autobiografía la publica al final de su vida, por lo que escribe no lo parece. Por lo que voy leyendo era bastante machista. Cierto que algunos otros de los grandes escritores que consideramos "de los nuestros", también lo eran.
      Yendo a lo práctico, creo que lo importante de esto es la lección que saquemos para el mundo y tiempo en el que vivimos, y que esto nos ayude sobre todo a concienciarnos, especialmente a los hombres y más especialmente a los hombres de izquierdas. Al menos eso es lo que intenté: sacar una entrada que, más allá del contenido concreto que tiene que ver con Neruda, nos haga reflexionar sobre el mundo actual, sobre la violencia sexual y la desigualdad de género. La lucha por el Socialismo ha de ir unido a esto.
      Valga tbn como respuesta a Javi, cujyo blog http://paywake.blogspot.com.es/ sigo con atención.
      Un saludo camarada :-)

      Eliminar
    2. Quizás creemos que hemos de llegar puros a la revolución, pero si vemos como eran los mineros, los obreros, los proletarios del XIX y XX, no eran precisamente un dechado de virtudes: la alcoholización y los malos tratos hacia sus parejas, escandalosos, los tratos hacia las prostitutas de la época, bestiales y con menos miramientos que con el ganado.
      ¿Habríamos de renunciar a ellos porque no están provistos de cualidades que tampoco tenemos nosotros, en mayor o menor grado? Nuestra lucha es precisamente por desembarazarnos de esas condiciones horribles y para forjar estos mimbres hoy como ayer, hemos de contar con aquellos que tengan voluntad de redimirse de su condición de esclavos, en toda la extensión de la palabra.
      Ayer después de leerte, releí a Walt Whitman, un viejo autor estadounidense, gran transmisor de las emociones y del carácter humano. Posiblemente se encuentran en su obra reflejos del carácter machista, a la vez que un profundo sentimiento de igualdad hacia el resto de la Humanidad. ¿Contradictorio? Cierto. Quizás despegarnos de esa pátina pegada a nuestra piel durante milenios sea más difícil de lo que parece. Pero no cejamos en el empeño. Y no por ello dejaré de leer a Whitman.

      Una última apreciación para no aburrir: este post que escribes quizás sea de los menos retuiteados, o me da esa impresión. Y sobre eso cabría hacer otra reflexión, más relacionada con el mito humano que con la problemático de género.

      Un saludo, de @inxtu

      Eliminar
  18. COPIO Y PEGO DE http://mqltv.com/dia-pablo-neruda-violo-una-mujer-dalit/

    ¿Es Pablo Neruda un violador? Por supuesto que sí. A todas/os nos impacta que aquella figura de un poeta que ganó un Nobel de Literatura y cuyos poemas tuvimos que aprender de memoria en el colegio relate tan crudamente un episodio como ése. Las controversias son muchas, como también las personas que piensan que este fragmento no corresponde a un abuso. Pero sí, es un abuso, y acá te explicamos por qué lo es.

    Se tiende a pensar que para que exista una violación debe haber resistencia física de parte de la víctima y no siempre es así. El abuso de poder es seguramente el escenario que mejor explica este relato. Cuando el miedo o la cultura de la sumisión operan, se viola sin escuchar una queja, reclamo o golpe de defensa. Cuando la esclavitud a personas afrodescendientes aún era permitida, miles de mujeres eran violadas por “sus dueños”, permaneciendo ellas en silencio, quizás con alguna lágrima en los ojos.

    En Chile, la época de la gran hacienda tuvo a muchas “chinas” violadas por patrones, dando a luz a “huachos” que vivieron entre vergüenza y oscuridad. La dictadura en América Latina también tuvo estatuas en forma de mujer, que con resignación y terror eran violadas por sus torturadores, incluso perros que nada entendían de los fines para los que eran entrenados. La historia está llena de hijas, niñas y adolescentes que fueron constantemente violadas por sus padres, abuelos o tíos, en sus propias camas, mientras su madre dormía a pasos de distancia. En todos esos casos, ¿no fue violación porque no ponían resistencia?

    Cuando el poder existe en lo económico, político y social, la lucha es más compleja. No todas las mujeres que han sido violadas en la historia pudieron gritar “¡ayuda!”. Neruda fue claro en su relato, él sintió ganas de acostarse con una mujer con la cual ni siquiera podía comunicarse: ella era hindú, ella limpiaba su mierda, ella era paria -la raza considerada casi esclava de la India-, ella era la discriminación hecha mujer, ella sentía que no tenía derechos, ella sería la acusada, él perdonado.

    ¿Cómo pueden haber dudas siendo el abuso tan evidente? Pablo Neruda admite que ella debió odiarlo, que se acostó con una estatua. Mientras algunas personas insisten en defender el relato, yo simplemente me pregunto: ¿Cuántas veces habrá sido víctima de abuso sexual esa mujer paria? ¿Cuántas mujeres dalit debieron ser violadas para que los crímenes sexuales contra ellas fueran siquiera mencionados en algún artículo de Internet?
    Tomó 31 años para que alguien notara un crimen sexual evidente en un texto que hoy trasciende fronteras. No debe extrañarnos, la visibilización de la desigualdad que existe hacia las mujeres en la sociedad es una lucha que aún continúa. Aún más difícil es cuando esa inequidad se encuentra cruzada por variables sociales, económicas y simbólicas.

    ResponderEliminar

  19. Lo más crudo no es que Neruda publicara en sus memorias ese tipo de relato, el horror está en que existan personas que culturalmente han incorporado el abuso y desigualdad al límite, sintiendo que una violación, la explotación y negación de derechos es algo que deben asumir como natural. Leer el fragmento es recordar que incluso en nuestros días, cuando alguna trabajadora denuncia abuso sexual de parte de un jefe o persona que tenga “rango superior”, los primeros argumentos que escuchamos son “ella se lo buscó”, “ella lo provocó”, “ella nunca dijo que no” o “se le estaba insinuando”. Por eso preferimos pensar que Neruda no hizo nada, por eso lo perdonamos y por eso castigamos a quienes piensan que es un abusador.

    Finalmente, hay que estar conciente que ser machista hoy no es lo mismo que ser machista hace 30 ó 40 años. Hoy estamos más dispuestas/os a reflexionar sobre estas cosas y decir “eso es abuso sexual”. Las memorias de Neruda fueron publicadas en 1974, y en ese tiempo nadie siquiera pensó algo así. Mucho menos alguien se atrevió a denunciarlo públicamente. La última versión de ley para sancionar la violación en Chile fue aprobada en 1999. Antes de esto, no existía ninguna legislación que hablara de acoso laboral o violencia contra las mujeres.

    Ojalá la sociedad hubiese formado un Neruda distinto. Ojalá él hubiera pagado por el abuso, pero ¿cómo culparlo? Nosotras/os mismas/os demoramos 31 años en notarlo.

    http://mqltv.com/dia-pablo-neruda-violo-una-mujer-dalit/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha traspasado fronteras, pero no tantos lo han leído. De los que lo han leído muchos se dieron cuenta de que eso era una violación, pero callaron. En el enlace que pone Vigne de facebook hay muchos que comentan en esa linea, lo vi pero lo que pensé lo guardé para mi, dicen.

      Podemos decir que muchos se dieron cuenta, pero han tenido que pasar 31 años para que alguien lo dijera.

      Todo esto me esta generando una tormenta de ideas tremenda, a ver si lo hilvano todo en un texto.

      Eliminar
  20. FE DE ERRATAS: en mi respuesta a Anónimo11 de octubre de 2015, 18:43, aparecía "inferior" en lugar de inferir". Ya se ha corregido: "inferir "amistad" o "aprecio" en este caso, es mucho inferir"

    ResponderEliminar
  21. Señor Vigne, el tremendismo en los adjetivos puede ser efectista para algunos, pero no le va a dar a usted la razón. También yo puedo "avergonzarme como ser racional" de que alguien se atreva a calificar de violación a un acto en el que no media fuerza física ni intimidación moral, pues no siquiera podian comunicarse.

    Tampoco ha entendido usted mi alusión a la prostitución. Si para que una relación sexual sea considerada libre, no forzada, debe existir deseo sexual por ambas partes, entonces todas las relaciones de prostitución son violaciones, y los jueces hacen dejación de sus funciones cientos de veces al día. Casi nada.

    Otra comunicante dice que no se está tratando del concepto jurídico de violación(!!). Para mí, no hay otro. El concepto jurídico depura y condensa todo el avance social sobre el tema. Violación es lo,que los jueces califican de tal. Todo lo demás será desigualdad, injusticia social, abuso, relaciones de poder, etc, etc. Eso no se discute, como no se discute que Neruda actuó mal. Que seguramente se aprovechó de su posición.Sobre esto hay acuerdo general. Pero por enésima vez: no fue un violador. No todo es lo mismo, ni todo da igual, no todo se puede meter en el mismo saco solo porque somos muy progres y porque combatimos la injusticia.
    DMITRI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de "efectismo" en absoluto: considero su postura una vergüenza para el género masculino. Rebosa machismo casposo y rancio. Y si a mayores dice que no hay "intimidación moral", pues mire... da bastante asquito escucharlo.
      Pille usted el post de Mila Romero y vaya al rincón de pensar, aunque dudo mucho que haya algo que le pueda hacer cambiar de opinión.
      Por mi parte no le contesto más. Tenga usted un buen día.

      Eliminar
    2. "LOS JUECES" dicen. Y dicen, dicen. Es que van provocando. Dicen los Jueces; y por eso están en el Tribunal Supremo.
      Los Jueces, que amparan a los torturadores, pueden decir misa en latín. Porque si no me mandan a la pasma, les va a hacer caso su puta madre.
      Los Jueces han hablado ¡¡que se calle la razón!!.
      Los Jueces que son de Podemos, ilustrísimos burgueses y aristogatos, vienen a por el poder.
      Hartos de gobernarnos por medio de Sentencias y Autos, quieren el poder de hacer las leyes y los decretos gubernamentales.
      http://canarias-semanal.org/not/17009/las-palmas-de-procesar-a-sindicalistas-al-1er-puesto-de-la-lista-de-podemos-al-parlamento-/
      Pero será ... "a beneficio de los huérfanos, los huérfanos, y de los pobre de la capital" (Desde Santurce a Bilbo, Blues Band).
      Los Jueces, que son quienes nos desahucian; quienes protegen a los Terroristas de Estado, legitiman los despojos, siempre que beneficien al poderoso; quienes proporcionan las coartadas a los estafadores de masas absueltos. Que nos proporcionan abuelitas fascistas vestidas de lagarteranas para okupar los puestos de líderes del pasteleo/pastoreo.
      Yo no le deseo un buen día, señor fascista progre. Lo que le deseo es que recupere la cordura; y se libre del miedo. Porque los Jueces son tan necesarios como lo exija el miedo a la libertad del otro. Sin miedo al otro, ¿para qué coño hacen falta jueces? Ya nos arreglamos entre nosotros.
      Por eso el Terrorismo de Estado (GAL o GLADIO) es tan importante para el sistema. Sin él no nos vencería el miedo.
      Porque los Jueces no es que no sean independientes. Es que SON LA CORRUPCIÓN. Y están organizados. Organización Criminal de Prevaricadores.
      Porque sin Corrupción Judicial, los corruptores -no los corruptos, que disponen de un "ejército de reserva" gigantesco entre las 300/400 familias que copan la judicatura desde que fueron nombrados por el Franquismo; que siguen haciendo jueces a los suyos.
      ¿Que está ausente en este estado fallido?
      LA JUSTICIA.
      Y quienes son los "encargados" de esta ausencia?
      LOS JUECES, a quienes no podemos elegir ni cesar. A quienes no podemos pedir responsabilidades más que por la sasntísima intercesión de ... otros Jueces (a los que nadie ha elegido, ni nadie puede cesar ....).
      LA Justicia se imparte en nombre del pueblo. Y en su contra.
      En el esquema de reproducción de las estructuras de poder, los Jueces son esenciales.
      Pero preferimos no verlo.
      Por miedo.

      Eliminar
  22. http://41.media.tumblr.com/408588b1cc90081c177a4098f6af4118/tumblr_n1jtxtUTRq1s5ex7so1_500.jpg

    ResponderEliminar
  23. Evidentemente, aquí se termina la discusión. Porque ya no lo es, sino una dmisión de descalificaciones como casposo, rancio y demás topicazos vacíos de contenido. Usted, Vigne no me parece una vergüenza para el género masculino, sino para el género humano racional, puesto que abandona los argumentos y los sustituye por descalificaciones sin base.

    Nada más casposo que el suicidio intelectual. Nunca lo olvide.

    ResponderEliminar
  24. Pero qué esperamos?
    La enseñanza -concertada; es decir, pagada con el dinero fruto de nuestro trabajo, en forma de impuestos- sigue en manos de una SECTA DE PEDERASTAS.

    ResponderEliminar
  25. Desconocía por completo este asqueroso suceso de la vida de Neruda. Llama mucho la atención que no sea conocido, lo que implica que se es permisivo con estas cosas. Me produce mucho asco todo esto.
    Me sorprenden algunos comentarios. ¿Hace falta aún que expliquemos la diferencia entre lo legal y lo legítimo? ¿Acaso la legitimidad la otorga un tribunal? ¿Hace falta que recordemos que la superestructura no es más que la ideología de los intereses de la clase (y género, añado yo) dominantes? ¿Alguien duda de la legitimidad de la lucha del pueblo saharaui aunque no haya ningún tribunal que se haya pronunciado al respecto?
    Claro que es preocupante que todo esto encuentre excusas y justificaciones. De la derecha espero esta actitud, son conservadores y quieren mantener el status quo. En la izquierda me indignan porque no puede haber comunismo que no denuncie la opresión y la opresión de las mujeres en este mundo machista es más que evidente. No están en mi barco quienes ningunean o minimizan la lucha feminista. No pueden llamarse comunistas quienes aún niegan que esta opresión sigue hoy viva.
    Claro que la lucha es lucha de clases, por eso la pobreza tiene rostro de mujer y por ello las oprimidas sabemos a ciencia cierta qué es eso de presentar como verdad científica lo que no pasa de ser intereses y privilegios de los que mandan (en este caso hombres).
    Gracias Vigne por tu denuncia. Gracias por tu condena. Duelen que los "mitos" caigan, pero más duele que la mentira siga campando a sus anchas. La verdad duele y, por ello, es revolucionaria.

    ResponderEliminar
  26. leo en el comentario de Mila Romero12 de octubre de 2015, 0:40 cosas que deben hacer pensar a muchos hombres y también a muchas mujeres:

    Se tiende a pensar que para que exista una violación debe haber resistencia física de parte de la víctima y no siempre es así. El abuso de poder es seguramente el escenario que mejor explica este relato. Cuando el miedo o la cultura de la sumisión operan, se viola sin escuchar una queja, reclamo o golpe de defensa.

    ella era paria -la raza considerada casi esclava de la India-, ella era la discriminación hecha mujer, ella sentía que no tenía derechos, ella sería la acusada, él perdonado.

    ¿Cuántas veces habrá sido víctima de abuso sexual esa mujer paria?

    Lo más crudo no es que Neruda publicara en sus memorias ese tipo de relato, el horror está en que existan personas que culturalmente han incorporado el abuso y desigualdad al límite, sintiendo que una violación, la explotación y negación de derechos es algo que deben asumir como natural.

    La última versión de ley para sancionar la violación en Chile fue aprobada en 1999. Antes de esto, no existía ninguna legislación que hablara de acoso laboral o violencia contra las mujeres.

    Ojalá la sociedad hubiese formado un Neruda distinto. Ojalá él hubiera pagado por el abuso, pero ¿cómo culparlo? Nosotras/os mismas/os demoramos 31 años en notarlo.


    Como dice la compañera Esther12 de octubre de 2015, 23:21: No están en mi barco quienes ningunean o minimizan la lucha feminista. No pueden llamarse comunistas quienes aún niegan que esta opresión sigue hoy viva.

    ResponderEliminar
  27. hay que separar la persona de la obra

    ResponderEliminar
  28. Esta página de comentarios alucina y PERLEJIZA. Un club de amigotes que se dicen comunistas se han conchabado para hacer el MAL. Como los jueces son corruptos y prevarican (que es cierto) todo lo que dice la Justicia de las violaciones es falso. Y lo verdadero es lo que dicen ellos. Que hace falta una IDEA NUEVA de la violación, en concreto, una idea que consiga poner al gran Pablo Neruda en el Gulag de los violadores. Y por qué? Porque hay que tener contentas a un par de feministas rabiosas y resentidas que son las que han puesto en marcha la bola de nieve.

    La gran culpa de Pablo Neruda es que, siendo culto y rico, se acostó con una mujer tamil inculta y pobre que no le puso la menor pega para acostarse con él, pero que no sintió nada. No hay más datos de la mujer.

    Señoras y señores, esta web es fundamental, IDÓNEA para entender lo que debió ser el estalinismo. Cómo se reescribe la Historia, cómo se desprestigia a los grandes, se defenestra a los valiosos y se eleva a los mediocres. Y si discrepas y te resistes te cae un torrente de improperios, eres la verguenza nacional y necesitas tratamiento y rehabilitación. Lo han visto claro, verdad? Exacto, estamos ante una PURGA PÓSTUMA.

    Naturalmente, no lo van a conseguir. Sólo el club estalinista, cuatro gatos marginales, dejará de apreciar al gran Pablo. Y dejará quizás de leerlo. Casi que mejor. Que no contaminen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para enmarcar el comentario por las chorradas que en él se vierten.

      Eliminar
    2. muy bueno lo de crear una falsa identidad para trolear. ¿No tienes mejores cosas que hacer? No mandes más comentarios porque no se te publicarán.

      Eliminar
  29. Como estudiante de neurociencias sentí algo parecido me pasó cuando leí que Ramón y Cajal frecuentaba prostíbulos casi a diario en Madrid... pero como decís, las actitudes personales no tienen por qué anular las obras (en este caso científicas) de la persona.
    Un remedio para prevenirlo sigue siendo no mitificar al personaje, por ejemplo, supongo que habrá mucha gente que se sentiría decepcionada del semidios Gandhi si se entera de que durante su época en Sudáfrica era tan racista como cualquier otro afrikaner.

    ResponderEliminar
  30. A mí no dejan de sorprenderme las certezas talibánicas en un sentido o en el otro. Lo cierto es que se sabe poquísimo del incidente, sólo lo que cuenta Neruda, que no da demasiados detalles. Con lo poco que se sabe, yo creo que no hay material para sostener encarnizadamente que hubo violación, ni que no la hubo. Sin embargo a algunos no les pasa por la cabeza la posibilidad de estarse confundiendo. Ese es el talibanismo.

    No se sabe lo que allí ocurrió, y punto. Y no sabiéndose, por simple prudencia se impone la presunción de inocencia. De inocencia respecto a violación. Respecto al trato poco respetuoso o equitativo, hay menos dudas, ya que el propio Neruda confiesa cierto malestar, bastante común cuando uno ha disfrutado del sexo y su pareja no. Todo lo demás es elucubración vacia.
    Andrés Anduiza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1.- No sabía yo que "talibanismo" fuese eso. ¡En fin!

      2.- "Confieso que he vivido" es la autobiografía de Neruda. Lo sucedido es narrado por el autor y no hay margen para interpretaciones bizantinas.

      3.- Lamento que muchos no entiendan lo afirmado en un comentario más arriba:
      "Se tiende a pensar que para que exista una violación debe haber resistencia física de parte de la víctima y no siempre es así. El abuso de poder es seguramente el escenario que mejor explica este relato. Cuando el miedo o la cultura de la sumisión operan, se viola sin escuchar una queja, reclamo o golpe de defensa. Cuando la esclavitud a personas afrodescendientes aún era permitida, miles de mujeres eran violadas por “sus dueños”, permaneciendo ellas en silencio, quizás con alguna lágrima en los ojos."
      ¿CÖMO TIENE QUE ENTRAR EN LA CABEZA ESTO?
      Cualquier que conozca la cultura hindú, sobre todo la situación de los parias, sabe de sobre que en tales circunstancias una joven tamil no ofrecería resistencia. Como tampoco una esclava africana en la época de la trata de esclavos o cualquier mujer en situación semejante de sumisión social (lo cual se da también en nuestra época y país). Un caso bastante bien documentado y sobradamente constatado en esta misma línea: en buena parte de los casos de violación producidos en campos de refugiados en África, no se produce resistencia y no es precisamente por aceptación. ¿Se ha parado a pensar por qué?

      Hoy en día se está empezando a tomar conciencia del problema en Sri Lanka. Las mujeres tamiles de Colombo todavía hoy en día (que estando mal están bastante mejor que en la época en la que estuvo Neruda), ...las que trabajan en el servicio doméstico prácticamente son casi esclavas, con frecuencia son violadas y a menudo desde niñas. Y obviamente esto genera resignación, lo que no quita para que no siga habiendo violación. Y si esto es así actualmente, puedo asegurarle que en la época de Neruda la situación de estas mujeres era todavía peor y más infernal.

      4.- Dice "Neruda confiesa cierto malestar" NO!. NO MANIPULE NI RETUERZA EL TEXTO, Lo que dice es "Hacía bien en despreciarme". Y ahora póngase usted a pensar qué significa eso.

      Solo desde una mentalidad MACHISTA, se puede negar la existencia de una violación en este caso ¿"Trato poco respetuoso o equitativo", dice? No, mire usted, una violación JAMÄS puede ser calificada de "trato poco respetuoso o equitativo".

      De su comentario deduzco que muestra desconocimiento y escasa sensibilidad antes el problema de la violencia sexual que sufren las mujeres. Porque de no ser así, lo comprendería.

      Nadie cuestiona el talento de Neruda como poeta y escritor. Nadie cuestiona su compromiso con la causa antifascista y del movimiento comunista... Nadie cuestiona eso. Pero como persona, Neruda era un impresentable. Y no ya por el episodio que aquí asacamos a relucir. El machismo y la misoginia de Neruda es algo sobradamente probado, igual que como padre fue un mal bicho. Pero es ya es otra historia. Se puede ser un creador genial y a la vez un asco de persona. Tendemos a olvidarlo.

      Eliminar
    2. Por cierto, las mujeres judías violadas en los campos de concentración por los nazis sin que ofreciesen resistencia, adoptando un rol pasivo, en situaciones en las que podríamos utilizar las propias palabras de Neruda: "El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible"...
      Le pregunto, en tales casos también debemos evitar ser "talibanes" como dice, y conceder el beneficio de la duda a los nazis? .Porque en este caso podríamos aplicar su lógica y sus palabras: tales nazis tenían "un trato poco respetuoso o equitativo", y quizás tales nazis reconocerían "cierto malestar" en las mujeres judías, "bastante común cuando uno ha disfrutado del sexo y su pareja no" .
      Y podríamos poner otros muchos ejemplos. Claro, olvidaba que Pablo Neruda es intocable y está más allá del bien y del mal. Los señoritos y señores feudales que ejercían el derecho de pernada, también estaban más allá del bien y del mal.
      PD/ Le pregunto, el antiguo derecho de pernada, ¿tampoco era violación?

      Eliminar
  31. ¿Se está hablando del legendario,confuso o contradictorio comportamiento sexual de la mujer?. ¿Del no pero si o si pero no?. Propongo que se implante el sistema de instancia firmada con su correspondiente hoja de aceptación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Naciste gilipollas o entrenaste para serlo?

      Eliminar
  32. AVISO A LOS TROLES MACHISTAS
    Página "FAQ" del blog (pestaña superior derecha).
    11. Moderación de comentarios. Normas básicas que deben observarse en la publicación de comentarios.
    11.3. NO SE ACEPTAN COMENTARIOS QUE SUPONGAN UNA EXPRESIÓN DE MACHISMO, MISOGINIA, SEXISMO, HOMOFOBIA, RACISMO O XENOFOBIA. TAMPOCO SE ACEPTAN COMENTARIOS QUE SUPONGAN UNA APOLOGÍA, DIRECTA O INDIRECTA, DEL FASCISMO EN CUALQUIERA DE SUS VARIANTES.

    ResponderEliminar
  33. Querida Anna Aribau:
    Tampoco ponen "la más mínima pega" algunas trabajadoras cuando son llamadas para renovar el contrato de un mes y tienen que arrodillarse ante el empleador antes de estampar la firma.
    ¡Ah! ¡Que dices que "no sintió nada"! ¿Debería de sentir algo más, aparte del asco y la repugnancia, por realizar un acto no querido, no deseado, no voluntario, pero necesario si quiere que sus hijos pequeños coman a la semana siguiente?
    ¿Se ha visto usted en esa situación alguna vez? ¿Cómo lo definiría?
    No sé si su problema es la falta de empatía hacia personas sometidas a abuso desde una posición dominante, o si es que usted nació con la vida resuelta y la de las demás le importa un pimiento.

    En todo caso creo que le hace falta una relectura del post y de algunos magníficos comentarios: entiendo que usted, y otros comentaristas, podrían mejorar como personas si llega a interiorizar un ápice del sufrimiento que generan estas situaciones.

    Un saludo a los lectores de El Viejo Topo, de @inxtu

    ResponderEliminar
  34. PARA USO INTERNO. INTENTO DE AYUDA A VUESTRA CURACIÓN

    Pero vamos a ver. ¿Sois capaces de decir, o de pensar, UNAS condiciones, algunas, las que sean, en las cuales el acto de Neruda no hubiese sido una violación?

    Teniendo en cuenta que la chica es paria, pobre, sometida, que habla una lengua remota, que la comunicación con ella es imposible porque su lenguaje de signos es otro... ¿no os dais cuenta de que haga lo que haga Neruda está condenado -por vosotros- a calificarse de violación?

    O sea, que al buenazo de Pablo no le quedaba más que abstenerse, si quería cumplir vuestros requisitos y los de las furibundas feminoides.

    ¿Tampoco os parece curioso que en varias décadas que el libro lleva impreso NADIE haya llamado la atención sobre el supuesto abuso? No deja de ser curioso, verdad? Ah, claro, ya, es la costumbre que tiene esta sociedad con las violaciones. Como sabemos, hay varias docenas cada día, y no pasa nada, no? Hay que ser cegato. Ni aquí, ni allí. La violación es un delito repugnante en España y en la India, y en todo el mundo. Y cuando se sabe de alguna, las condenas son durísimas, y las posibles venganzas de los familiares, si no de la propia mujer, son temibles.

    Por favor, dejad de inventar para sacar adelante posiciones indefendibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. curiosa forma de justificar una violación
      ¡qué asco!

      Eliminar
  35. Excelente Posteo... Sin pérdida alguna... Si sorprenden algunos comentarios bien sea por omisión o por ignorancia, hay que resaltar que los dalits o parias son el polvo sobre el cual pisa Brahma, por tanto quedan excluidos del sistema de casta, lo cual los hace vulnerables a los superiores y más poderosos... Las revoluciones y luchas de consciencia social fueron tomada por hombres que en su obstinado sueño de igualdad y justicia, olvidaron que la primera igualdad y justicia por la que deben luchar es por los derechos de la mujer...

    ResponderEliminar
  36. (1/2)
    Creo que, esencialmente, todo este debate se genera por dos factores:

    - Juicios de valor descontextualizados

    - Mitificación

    Sobre el primer punto

    Estamos juzgando un pasaje de un libro de memorias en el que el autor comienza expresando lo siguiente:

    "ESTAS MEMORIAS o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido. Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, pero fotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Éste nos entrega una galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época. Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros. De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de otoño y como en el tiempo de las viñas— las hojas amarillas que van a morir y las uvas que revivirán en el vino sagrado. Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta"

    Esto no es una declaración ante un juez aunque utilice el verbo "confesar". Es una obra literaria; no lo olvidemos nunca (este fin de semana hemos tenido que asistir a la vergonzosa encarcelación de dos titiriteros por representar una obra).

    No podemos saber hasta qué punto lo que cuenta fue realmente vivido o simplemente inventado para su obra literaria. Sólo eso debería situarnos en una posición de prudencia antes de sacar la artillería.
    No tenemos forma de saber nada más sobre la veracidad del pasaje en cuestión porque el supuesto protagonista ya no puede aportar más datos.

    Si es falso, lo único de lo que podríamos hablar es de la exposición que se hace en el libro de la naturalización de la violación (la literatura está plagada de ejemplos porque la vida, desgraciadamente, también lo está). Debate y lucha largos. Si no se ha terminado la lucha de clases, mucho menos la de las mujeres o las razas (oprimidos entre los oprimidos).

    Si es real, es absurdo darle vueltas a si fue o no una violación. Lo fue. Se ha explicado sobradamente en las extensas argumentaciones de los comentarios. La pasividad no es en absoluto signo de aceptación. Y, concretamente en ese pasaje, no hay lugar a dudas del desprecio mostrado por ella hacia él en TODAS las ocasiones y, especialmente, en esa.
    Eso lo entiende cualquiera que esté dispuesto a razonar y está más que explicado, así que no voy a repetir cosas obvias y ya dichas.

    Ahora bien, imaginemos por un instante que es real ¿nos sorprende en serio que en esa época Pablo Neruda fuese machista y actuase como tal?
    Somos hijos de nuestro tiempo, nuestra educación y nuestras circunstancias.

    No podríamos avanzar hoy sobre ideas de otras personas, en otros tiempos, si lo hiciéramos tal y como fueron pensadas en su momento (contextos de esclavitud admitida socialmente, por ejemplo).
    Así que ¿es coherente denostar todas las aportaciones de alguien que vivió en otro contexto porque no se atenía a los conceptos actuales de libertad, de derechos, de igualdad?

    Pues empecemos a revisar a todos juzgando con los parámetros de hoy y no dejaremos títere con cabeza.
    ¿Que eso significa que hay que aplaudir esos comportamientos? No.
    (...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. -- Las memorias son un género literario que no es de ficción. Me sorprende que se trata de unas memorias citadas cientos y miles de veces como fuente documental... pero cuando se ha tocado este tema... se recurre al argumento de una supuesta ficción literaria. Por supuesto que unas memorias están cargadas siempre de subjetividad (la Historia siempre es subjetiva), lo cual no le resta valor. Y además las memorias de Neruda tienen algo: se nota enseguida qué partes responden a una mera intencionalidad biográfica, y qué partes son florituras meramente literarias. Fragmentos donde se aportan detalles minuciosos hasta el aburrimiento, no son ficciones literarias y son partes muy distintas a otras en las que se aprecia al instante la recreación retórico-literaria.
      --- Al margen de esta consideración... A veces un texto puede servir de pretexto para analizar problemas. Un análisis de los significados profundos de un texto, invitaría a tener en cuenta los pretextos, los contextos y los co-textos, siguiendo lo que en una ocasión remarcaba un antropólogo español hablando de otra cosa. El juego de esas 4 dimensiones permitiría hablar de los significads profundos, que trascienden la propia figura de Neruda. Desde luego si tuviese que escribrir un artículo académico posiblemente lo enfocaría por ahí. Obviamente es una entrada divulgativa sin mayores pretensiones, pero aun así es necesario subrayar que se dan todo un juego de significados (en plural intencionado).Plantearé algunos de esos significados evocados a partir de un texto, que es el fragmento seleccionado. (...)

      Eliminar
    2. (...)
      Hablar del Pasado siempre es una forma de hablar de los múltiples presentes. No existe un pasado en abstracto, sino que le damos forma desde diferentes presentes.
      Es evidente que hubo una mutación de valores, pero el mero hecho de abordarlo permite observar lo que cada cual lleva dentro en presente. De manera que al final Neruda es un pre-texto para hablar de textos presentes (eso que cada cual lleva dentro). He llegado a escuchar justificaciones tan fuertes en personas de izquierdas en relación con el suceso, que tan siquiera me atrevo a expresarlas aquí. Y al final ya no estamos hablando de Neruda, ni del pasado, sino del presente de muchos y de lo que tienen en la cabeza. El texto de Neruda, y sobre todo la discusión, al final genera un debate sobre poder, violencia y género en tiempos actuales.
      El texto de Neruda nos permite plantear que esa situación se da sistemáticamente en el mundo de hoy, y a veces en nuestros entornos cercanos, y que la violencia sexual está mucho más extendida y arraigada de lo que nos creemos, y que son sobre todo niños y mujeres quienes más la sufren.
      El texto de Neruda y esa "naturalización" de la violencia y abuso sexuales, nos invita a pensar en el mismo problema en tiempos actuales.
      El texto d Neruda nos obliga a entonar un mea culpa moral, al preguntarnos cómo es posible que tuvieran que pasar tantos años sin que nadie llamase la atención sobre su gravedad.
      Y podríamos seguir. En otras palabras, al final dejamos de hablar de Neruda y del Pasado para hablar del presente y de nosotros mismos. Uno de los comentarios más delirantes que leí fue en una web chilena, donde una mujer activista (muy conocida) en favor de los derechos de homosexuales y lesbianas, decía algo así como: "no hay que darle más importancia: solo fue una calentura tropical de Pablo". ¡Tiene narices la cosa! Por eso digo que esto tiene mucha más chicha de lo que parece y que al final trascendemos el propio texto de Neruda. (...)

      Eliminar
    3. (...)
      --- Una de las bondades del texto, es que nos invita a desmitificar. Un poco lo que apuntas en tu siguiente comentario cuando hablas de la "idolatría y la mitificación". Pero no solo con Neruda sino con muchos artistas e intelectuales que, por muy geniales que fuesen, en el plano personal pues a lo mejor eran unos cabronazos del copón y unos impresentables y unos machistas asquerosos. Entonces está bien que pensemos que no debemos poner a nadie en un pedestal y que no ocultemos las miserias humanas. Como también es bueno saber separar la obra del autor, porque siempre merecen valoraciones por separado. Por desgracia somos muy mitómanos, y no creo que eso sea bueno.
      --- Vaya por delante que no pretendo hablar "del pensamiento subyacente" en los escritos de nadie, cuando decía que estas cosas sacan lo que cada cual lleva dentro, pero porque cada uno lo saca, no porque se lo saquen.
      ... Acabo... Resumiría diciendo que, sin que nos demos cuenta, el pasaje de estas memorias, proyecta luz, ilumina nuestros presentes. Y creo que eso es lo más importante.

      Eliminar
  37. (...) ¿Que deberían servirnos para analizar los cambios (positivos y negativos) que se dan en los comportamientos humanos y en las corrientes de pensamiento? Exactamente.

    De otro modo, no sólo no valoraremos el camino andado sino que correremos el riesgo de volver a pozos que ya habíamos abandonado.

    Dice en su introducción: "galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época"

    Podrían interpretarse de mil formas estas palabras. Desde mi punto de vista, podría hasta desprenderse la sorpresa sobre los recuerdos de la persona que fue en contextos lejanos, con pensamientos diferentes... o no.

    Es sólo mi interpretación desde mi contexto, desde mi subjetividad, desde mis propios pensamientos y experiencias, que pueden (o no) coincidir con la realidad que él describe.

    He tenido a veces que discutir con personas que me querían mostrar el pensamiento subyacente en mis propios escritos. Y, desde luego, puedo ser una pésima comunicadora pero es absurdo que alguien crea saber más que yo sobre mis propias motivaciones (hasta las narices de los aprendices de Freud fiscalizadores del pensamiento que abundan tanto en estos días).

    Sobre el segundo punto:

    sólo puedo decir que, en mi humilde opinión, uno de los mayores males que padece la humanidad es la idolatría y la mitificación.
    No sólo no hay seres humanos perfectos sino que absolutamente ninguno nos libramos de tener inmesas contradicciones. Cuanto más alto pongamos el pedestal sobre el que encumbremos a alguien, más dura y catastrófica será la caída y, posiblemente, más injusta. Tan injusto como fue antes idealizarlo.

    Ni dios ni amo ni patria

    ResponderEliminar

ROGAMOS QUE LOS COMENTARIOS SE AJUSTEN AL TEMA TRATADO. En la pág. FAQ (ver pestaña "FAQ" en el menú superior), en el punto 6 encontrarás las normas y criterios de aplicación para la publicación de comentarios. Subrayamos especialmente: no se aceptan comentarios que supongan una expresión de machismo, misoginia, sexismo, homofobia, racismo o xenofobia, y tampoco comentarios que supongan una apología, directa o indirecta, del fascismo en cualquiera de sus variantes.
Para contactar con el blog por otras cuestiones, más abajo figura una dirección de e-mail en formato de imagen.